Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AUGC apoyará a los guardias civiles identificados en Melilla por presenciar la presunta agresión a un subsahariano

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) dará asistencia jurídica, sustento humano y apoyo moral a los agentes que el juez ha pedido identificar por presenciar lo ocurrido el 18 de junio en Melilla, cuando un gendarme marroquí agredió supuestamente a un inmigrante subsahariano, según denuncian varias ONG.
La organización recuerda que el juez, que ha admitido a trámite la denuncia, aprecia indicios de delito en la actuación de la policía marroquí y de los guardias civiles que, supuestamente, presenciaron lo ocurrido, así como en los mandos de esta institución que dieron la orden de no actuar ante los golpes que recibió el inmigrante.
El Juzgado de Instrucción número 2 de la Ciudad Autónoma investigará si se han cometido delitos de lesiones, trato degradante, contra los derechos individuales, contra el deber de impedir la comisión de un delito y prevaricación.
Así, la asociación mayoritaria en el cuerpo subraya que la AUGC luchará "porque no sean los guardias civiles que trabajan a pie de valla los que sufran las consecuencias de esta actuación, sino que exigirá que se depuren responsabilidades a todos los niveles, porque hay que recordar que estos agentes son unos meros trabajadores que reciben órdenes en una institución militarizada sometida al poder político".
De igual modo, destaca que son "guardias civiles que sufren la falta de personal y medios y que vienen exigiendo desde hace meses la redacción un protocolo de actuación, así como instrucciones claras que esclarezcan cómo actuar frente a la valla".
Sin embargo, admite, "la falta de instrucciones les coloca en una situación ambivalente y les obliga a soportar una desprotección jurídica que afecta directamente a su carrera profesional y a su vida personal". Algo inaceptable para AUGC que seguirá batallando "por conseguir un protocolo, en el que quede patente cómo deben actuar los agentes ante la llegada de inmigrantes".
Además, resalta que estos guardias civiles también "soportan la falta de información y de medidas de protección" contra enfermedades como el ébola o la meningitis, por lo que "quedan expuestos a contagios que podrían poner en peligro su integridad física y la de sus familiares, porque hay que pensar que detrás de cada guardia civil, hay una familia que no tiene culpa de nada".