Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abriendo Fronteras se queja de los pasos fronterizos en Melilla y pide cambios que "respeten los derechos humanos"

Los portavoces de la Caravana Abriendo Fronteras Andrés García Berrio, Chiqui Lima y Yolanda Reclusa han registrado este jueves 20 de julio ante la Delegación del Gobierno, una queja formal en la que solicitan una remodelación del sistema de control y gestión de personas porteadoras en los pasos fronterizos del Barrio Chino y Beni Ensar de Melilla, para garantizar que se respetan los Derechos Humanos.
El colectivo ha registrado esta queja después de que, según afirma, las fuerzas policiales restringieran su acceso a las inmediaciones de la frontera entre Melilla y Marruecos, y tras presenciar una presunta agresión policial a una trabajadora transfronteriza. "Un policía, que no se quiso identificar, perdió los papeles. Pegó un par de golpes a una señora y la tiró al suelo de una manera brutal", ha asegurado Yolanda Reclusa en declaraciones a Europa Press.
"Nos acercamos a la valla en actitud de observación y nos prohibieron el acceso con un cordón policial contundente", ha subrayado Reclusa, que ha añadido que acabaron entrando cinco mujeres representando a la plataforma, y que de una manera "civilizada" les enseñaron las rutinas en la frontera.
Concretamente, ha señalado que accedieron por la entrada de Barrio Chino y salieron por Internacional, y que durante la visita una porteadora les dio las gracias por haber tenido "un día de trabajo normal y de calidad" gracias a su presencia.
"Al salir, cuando unas personas se intentaron colar, un policía sacó la porra y dio unos golpes contundentes. Nos habían mostrado una cosa y al final vimos la realidad", ha lamentado Reclusa, que ha asegurado tener grabaciones del presunto agresor que han adjuntado a la queja.
Además, ha resaltado que hay "mucha tensión" y una "violencia latente" en una zona en la que las personas "hacen colas horas y horas". "Es como estar encerrado en una prisión, hay una represión muy grande. La sensación que da la gente es de estar aterrorizados porque les van a pegar", ha dicho.
En la queja, Abriendo Fronteras también pide que se tomen medidas "efectivas" para que los agentes del Grupo de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, lleven "sin excepción" el número de identificación visible en todo momento.
Igualmente, solicita que el Gobierno lleve a cabo una investigación interna por la presunta agresión de un agente a una porteadora, e insta al área de asuntos internos del Cuerpo Nacional de Policía a que abra una investigación por los hechos.
Por último, exige que se lleve a cabo una reforma de la estructura arquitectónica del paso en el Barrio Chino, para que sea respetuosa con los Derechos Humanos.