Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aclad recibe una subvención de 170.000 euros para la lucha contra el sida

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León, en su reunión de este jueves, ha aprobado una subvención de 170.000 euros destinada a la Asociación de Ayuda (Aclad) para que pueda desarrollar acciones de prevención del sida y asistir a los ciudadanos que ya padecen la enfermedad. En 2012, esta entidad ayudó ya a cerca de 18.000 personas.
La ayuda se enmarca en el convenio suscrito entre dicha asociación y la Consejería de Sanidad para la asistencia y prevención en materia de Sida. Esta colaboración sirvió para ayudar, en 2012, a un total de 17.923 personas, entre las que se incluyeron tanto personas sanas en riesgo como enfermos.
Por lo tanto, desde la Asociación de Ayuda se tienden siempre dos grandes líneas de trabajo de interés sanitario y sociosanitario.
Por un lado, se desarrollan actividades de educación y prevención del sida dirigidas a la población en general, que se centran especialmente en los colectivos más susceptibles de padecer este problema de salud como son los afectados por VIH, los ciudadanos en situación de privación de libertad, las personas que se dedican a la prostitución o los consumidores de drogas. En 2012 estas acciones se realizaron en las provincias de Burgos, León, Palencia, Salamanca y Valladolid.
Además, también se trabaja para ofrecer asistencia de calidad a los enfermos de sida, sobre todo en aquellos casos en que cuentan con escasos recursos económicos. Esta labor se hace en la casa de acogida que la asociación tiene en Valladolid.
En estas instalaciones se cubren las necesidades básicas de los usuarios tanto desde el punto de vista sanitario, como desde la perspectiva personal, afectiva y ocupacional. Además, se realiza un seguimiento personalizado de los enfermos y se les facilita apoyo psicológico y jurídico.