Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Agencia del Medicamento aprueba 'Lucentis', de Roche, para el tratamiento del edema macular diabético

La Agencia del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado 'Lucentis', de Roche, para el tratamiento del edema macular diabético. El ranibizumab inyectable se convierte en el "primer avance importante en este campo en los últimos 25 años", explican desde la compañía farmacéutica.
De esta manera, esta enfermedad, que es "potencialmente mortal" y que causa "visión borrosa, pérdida de visión severa y, a veces, ceguera" tiene ante sí una nueva forma de tratamiento. Esto es especialmente importante debido a que la diabetes "es la causa principal de nuevos casos de ceguera en los adultos estadounidenses, y a que el edema afecta a más de 560.000 norteamericanos", añaden los expertos.
Hasta la aparición de 'Lucentis' la cirugía láser era la única forma de tratamiento, que además "sólo ha demostrado una capacidad limitada para restaurar la pérdida de visión", significan. Sin embargo, ahora los pacientes "tendrán acceso a un medicamento que ayuda a recuperar con rapidez grandes cantidades de visión", explica el director médico y jefe de Desarrollo de Producto Global de Roche, el doctor Hal Barron.
Por su parte, el especialista en retina del 'The Methodist Hospital' de Houston (Estados Unidos), el doctor David M. Brown, se ha congratulado de que 'Lucentis' "puede hacer diferentes las vidas de los enfermos de edema macular diabético". Y ello comenzará a hacerse realidad a partir del 15 de agosto, que es cuando se va a empezar a comercializar el fármaco de consumo mensual.
Para llegar a este punto, los investigadores de Roche han realizado las tres fases de ensayo clínico con 759 pacientes, cuyos resultados han sido publicados en la revista 'Ophthalmology'. Éstos evidencian que las personas que recibieron el fármaco "experimentaron significativas mejoras en su visión", confirman los expertos.
Además, el estudio del control de la seguridad del paciente ha mostrado que ésta fue "consistente", mientras que la tasa de eventos fatales por cualquier causa "fue baja".