Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alérgicos al veneno de avispas y abejas comprueban en el Mancha Centro la eficacia de la inmunoterapia

El Hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), centro dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, consolida el tratamiento de inmunoterapia para alérgicos al veneno de himenópteros (avispas y abejas), cuya picadura puede provocar en estos pacientes reacciones sistémicas graves.
El procedimiento de inmunoterapia consiste en suministrar al paciente dosis controladas de extracto de veneno, hasta alcanzar la cantidad máxima que oscila entre los 100 y los 200 microgramos, mediante uso de pautas específicas en la Unidad de Inmunoterpia, con el objeto de proteger al paciente de las reacciones adversas que podrían provocarle la picadura de avispas y abejas, ha informado el SESCAM.
Este tratamiento de gran eficacia, unido a un completo estudio alergológico, está indicado en aquellos pacientes con reacciones sistémicas, que pueden llegar a comprometer su vida, como por ejemplo la por ejemplo la anafilaxia, explica el doctor Luis A. González Sánchez, jefe del servicio de Alergología del Hospital Mancha Centro.
Así, una vez alcanzada la fase de mantenimiento de dicho tratamiento se procede a la comprobación de su efectividad mediante el proceso de Repicadura Controlada.
Para comprobar el grado de eficacia del tratamiento de inmunoterapia se provoca la picadura en la Unidad de Inmunoterpia, mediante la aplicación directa del himenóptero en el antebrazo del paciente (previamente entomológicamente identíficado de forma precisa, para que sea exactamente el mismo frente al que el paciente está recibiendo la inmunoterapia).
Tras la picadura, se mantiene al paciente durante un período predeterminado en observación y monitorización, para vigilar y tratar cualquier eventual reacción adversa. Así, en dicha Unidad, en la que se realiza esta técnica desde el año 2009, se han llevado a cabo 34 Repicaduras en 23 pacientes, con una tolerancia del 100%, es decir, sin ninguna reacción adversa reseñable.
La relevancia de esta técnica, aparte de la comprobación de la eficacia del tratamiento, consiste en la realización de la misma siguiendo un protocolo específico, con la identificación correcta del insecto, individualizada para cada paciente, emulando, de forma controlada, la picadura del himenóptero frente a cuyo veneno el paciente es alérgico y está recibiendo tratamiento inmunoterápico específico.