Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alerta en varias localidades gallegas por la 'nueva gripe'

El pueblo de Avión, en Orense espera tranquilo y con sus calles, prácticamente vacías,  a que en las próximas semanas comiencen a llegar sus mexicanos, los emigrantes que pasan aquí los meses de verano. La mayoría de las grandes casas que han construido aquí, están aún vacías, y a los pocos que viven en el pueblo durante el año, no parece preocuparles la gripe, ya que aseguran que España esta perfectamente preparada para esta enfermedad.
Aunque el tema está en casi todas las conversaciones. Aquí quien no ha vivido en México, tiene familia allí y las llamadas telefónicas tienen un tema común estos días. Muchos vecinos cuentan que hablan casi a diario con sus familiares, que ellos les transmiten tranquilidad y que esperan que este verano, vengan como siempre.
Como ejemplo, Manuel, un emigrante gallego retornado que pasa aquí temporadas, y que  llegó de México hace dos meses y ahora ya planea su vuelta. La gripe dice, no variará sus planes. Este pueblo cuadriplica su población en verano y muchos negocios sobreviven  gracias a los emigrantes. Los vecinos no creen que este año haya cambio de planes.
Tanto en Avión, como en Beariz, un pueblo vecino, donde también residen cientos de emigrantes retornados, que pasan aquí largas temporadas, se ha establecido un protocolo especial  de seguimiento, por si apareciera algún caso sospechoso entre los regresados, pero las normas a seguir en el centro de salud local, son similares a las de todo el país. La consellería de Sanidad de la Xunta ha establecido una línea de comunicación permanente entre este ayuntamiento, y la Xunta, para reaccionar rápidamente si se da algún caso entre los retornados.
En la tranquilidad del pueblo,  solo esperan que  el verano llegue pronto y devuelva el bullicio a sus calles.