Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Alguna vez has fingido para no ir a trabajar?

Aunque esto no significa que sea el lugar donde más personas tratan de escaquearse de su puesto de trabajo. De hecho, desde la misma compañía nos comentan que tienen más trabajo allí "porque los empresarios son más receptivos en cuanto a la lucha contra el fraude".

Pero la zonal de España donde existen más bajas fingidas es en la cuenca del Mediterráneo. "Puede ser porque hay más trabajos relacionados con el sector servicios. Esto da lugar, en muchas ocasiones, a que la gente tenga dos trabajos, dándose de baja en uno y trabajando en otro en negro", nos comentan desde Grupo Paradell.

En total, en el año 2009, esta empresa puedo comprobar que de 350 casos investigados, 84 eran bajas fingidas, lo que se traduce en un 24 %. Pero, ¿cómo lo probaron?

Cámaras ocultas y persecuciones

La respuesta es sencilla, aunque algo más complicada de llevar a la práctica. Para conseguir probar que una persona finge una baja hacen falta cámaras ocultas y seguir al sujeto en cuestión. "Siempre y cuando no se vaya en contra de su intimidad", nos matizan desde Grupo Paradell.

Y no nos confundamos, la ley respalda al empresario si este sospecha que se producen bajas demasiado consecutivas o injustificables, a que se realicen este tipo de investigaciones.

Un ejemplo claro de lo que no se debe hacer

Partamos de la idea de que no se debe faltar al trabajo si no es por una causa justificada. Si aún así se hace, lo que nunca se nos puede pasar por la cabeza es exponernos a que nos pillen.

Es el caso de "un chico al que investigamos porque decía que había tenido un accidente en su empresa (por lo que, además, cobró una indemnización) y que no podía coger peso. Lejos de ser esto cierto, pudimos verle haciendo surf en una playa", nos comentan desde Grupo Paradell.

Un claro declive

Atribuyámoselo a la crisis económica o al paro. El caso es que, cada vez, hay menos gente que se coge una baja, y mucho menos, que la finja.

Además, "en las empresas se ha dejado de asignar un presupuesto para investigar estas cosas", añaden desde la empresa.

En concreto, se ha observado un declive del 28,72 % en las investigaciones por bajas fingidas en 2009, con respecto al año anterior, en el conjunto del país.

Una situación regulada

Lo anteriormente dicho no quita para que quien lo necesite se tome los días que le corresponden.

Es más, desde el Ministerio de Trabajo se elaboró un manual sobre los tiempos estándar de Incapacidad Temporal, donde se analizaron estadísticamente más de un millón de partes recibidos.