Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amigos del Pueblo Saharahui renuncia a traer a los 44 niños que faltan del programa Vacaciones en Paz en Extremadura

La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Extremadura ha decidido renunciar a la subvención de 100.000 euros recibida de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID) y, asimismo, a traer a los 44 niños que faltan por llegar del programa 'Vacaciones en Paz', debido a las desavenencias con la delegada del Frente Polisario en esta comunidad, Fatma Brahim.
La asociación había dado de plazo a Brahim hasta este viernes para que firmara un documento de compromiso a entregar "toda la documentación requerida para la correcta justificación técnica y económica del programa", tal y como establecen las bases reguladoras de las ayudas en materia de cooperación internacional para el desarrollo.
Pero esta firma no ha llegado y con ello la asociación ha decidido renunciar a estos fondos. "No tenemos otra opción que renunciar a la subvención que otorga la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID) perjudicando no sólo a los cuarenta y cuatro niños y familias, sino que también a la totalidad de las familias extremeñas de acogida al no beneficiarse de la subvención", ha señalado la asociación en una nota de prensa.
"Es un duro golpe para ellos y para nosotros, pero la ley está para que cumplirla y nadie puede ni debe saltársela", ha remarcado el presidente de la asociación, Eduardo Martín Chávez.
El colectivo subraya que desde que Fatma Brahim está al frente de la delegación en Extremadura "no ha hecho otra cosa que ignorar y perjudicar sistemáticamente a la Asociación de Amigos y Amigas del Pueblo Saharaui de Extremadura".
Considera que este trato es "irrespetuoso" para todos los miembros y colaboradores de la asociación, y que asimismo "daña extraordinariamente la recepción de las ayudas de cooperación internacional", que recibe, "como hoy queda demostrado".
La asociación hace referencia al apoyo que presta anualmete el Gobierno de Extremadura, administración de la que depende la AEXID, a través proyectos en los campamentos de refugiados, y que a pesar de ello ahora la asociación reciba "este desprecio".
Asimismo, se ha referido a la decisión "unilateral" de la delegación saharui en Extremadura de "romper" con la Diputación de Badajoz, "excluyéndola" tras más de diez años de apoyo al programa Vacaciones en Paz, cuya ayuda "hubiera rebajado el precio del billete de las familias".
El presidente de la asociación indica que el "obstinado empeño en intentar destruir la asociación" de Brahim "también está perjudicando" a cooperativas extremeñas colaboradoras en el programa Caravana por la Paz al no facilitarles el Documento Único Administrativo (DUA) para la exención del IVA.
Este hecho "les arrastrará a un serio problema con la Hacienda Pública Española, perjudicando de sobremanera el futuro apoyo de otras empresas y dañando la imagen del proyecto y de su financiador".
No obstante, Martín señala que desconoce las "causas reales" por las que niega la firma del citado documento que "aseguraría la correcta justificación técnica y económica del proyecto" ante la AEXCID.
"No podemos dar una explicación certera, desconocemos si ha querido hacer prevalecer su palabra de que la aportación de las familias sería 100 euros, algo inviable. Tampoco podemos afirmar que su reticencia a la llegada de los 44 niños se debe a que de esa manera la aportación sí sería alrededor de los 100 euros. Sea como sea, lo que sí podemos demostrar es todo nuestro empeño en solucionar los problemas, teniendo decenas de correos electrónicos y documentos que respaldan las palabras aquí dichas", ha indicado Martín Chávez.
Por todo ello, ha lamentado las "consecuencias" que la renuncia a la subvención vaya a ocasionar, al tiempo que recuerda que "esta situación jamás se ha dado en los diecinueve años de vida de la Asociación". "Es doloroso para nosotros tomarla, pero la ley hay que cumplirla y la transparencia económica en subvenciones públicas es un deber de quien la recibe y un derecho a exigirla de todos los ciudadanos".