Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre Ángel lamenta que la situación de los refugiados "es uno de los problemas más graves de la sociedad actual"

"Hay que hacer todo lo posible por resolver esta situación" y "si la Comunidad Europea no puede hacerlo, debería entrar la Comunidad Internacional e incluso la ONU", ha indicado
El padre Ángel ha lamentado "la situación" en la que se encuentran los refugiados sirios en Lesbos, ante lo que ha definido como "uno de los problemas más graves que tiene la sociedad hoy en día, no solo a nivel europeo sino a nivel mundial".
El padre Ángel ha realizado estas declaraciones en Logroño hasta donde ha acudido para recibir -por parte del Foro Cívico Francisco Sáez Porres- el galardón del XV Certamen Justicia y Solidaridad, que se entrega desde el año 2002.
Previamente a la entrega del galardón, el sacerdote ha recordado ante los medios de comunicación la situación por la que están pasando los refugiados sirios en la isla griega de Lesbos. Para el padre Ángel, que viajó hasta dicha isla hace apenas unas semanas, es "una vergüenza y un escándalo todo lo que está ocurriendo allí porque la situación va a peor" y ha añadido que "uno se siente más entristecido cuando después de estar con los responsables de los partidos políticos, ellos mismos te dicen que tampoco ven la luz y que es una problemática muy complicada".
A pesar de todo, ha insistido, "hay que hacer todo lo posible por resolver esta situación" y "si la Comunidad Europea no puede hacerlo, debería entrar la Comunidad Internacional e incluso la ONU porque siempre que hay un problema grave, y este lo es, debe hacerlo".
Además, el padre Ángel ha querido agradecer también la labor de los medios de comunicación que son "los que ponen en el tapete la situación" como ocurrió con la imagen del niño Aylan "que nos sensibilizó a todos y dio la vuelta al mundo".
A pesar de todo, ha continuado, "hay que ser también mensajero de noticias buenas, no solo de las malas" porque "aunque hay pobredumbre hay mucha más bondad y solidaridad" y "esto también nos reconforta".
Con respecto a su viaje a Lesbos, ha recordado, "la sensación con la que me he quedado es que aquello va a peor porque lo que intentan es poner todas las barreras del mundo para que entren los menos posibles".
"Es un escándalo" -ha reconocido- porque, en ciertas ocasiones, "uno no se puede creer que sea verdad que en tan solo los nueve kilómetros que hay de Turquía hasta Lesbos mueran tantas personas, en un día que estuvimos allí murieron 60 personas y 30 eran niños", ha recordado.
Durante su intervención, también ha explicado uno de los episodios más duros que vivió durante su estancia en la isla al querer conocer los cementerios donde se enterraban a los refugiados. "Nos fuimos de dos porque nos dijeron que ya estaban llenos y allí no cabían más personas, en el último -situado a unos 30 kilómetros de la misma isla- vimos un lugar oscuro donde se les enterraban y allí solo había alguna placa, ni siquiera cruces que les recordaban". Un recuerdo que "parece mentira", ha lamentado. Finalmente también ha querido agradecer a todos los voluntarios que ayudan en la isla porque se demuestra que "también hay bondad".
Cabe recordar que el Foro Cívico Francisco Sáez Porres ha elegido al padre Ángel para recibir el galardón del XV Certamen Justicia y Solidaridad porque entiende que "es un ejemplo por su destacada actividad con los refugiados y con la necesidad legal y social de acogimiento en los países de la Unión Europea".
El sacerdote Ángel García Rodríguez nació en Asturias en 1937 y es el fundador y presidente de la ONG 'Mensajeros de la Paz', una entidad que fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1994.