Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio Cornadó (Foro Nuclear): "Las centrales nucleares ya eran seguras antes de Fukushima y ahora lo son más"

Asegura que la industria nuclear japonesa está "recomponiéndose" cinco años después del accidente
El presidente del Foro de la Industria Nuclear Española, Antonio Cornadó, ha destacado los efectos "positivos" un lustro después del accidente de la planta japonesa de Fukushima Daiichi, a raíz del 'tsunami' que siguió al terremoto de Japón el 11 de marzo de 2011. "Las centrales nucleares ya eran seguras antes de Fukushima y ahora lo son más, sobre todo frente a catástrofes nucleares", ha defendido en una entrevista a Europa Press con motivo del quinto aniversario de la catástrofe.
Concretamente, ha señalado el incremento de los márgenes de mejora de la seguridad, sobre todo ante catástrofes naturales tras la "rápida" reacción de la industria y ha elogiado el programa europeo que ha contado con "mucha interacción, propuestas rigurosas y la implantación de un conjunto de mejoras en función de cada país".
Respecto a las medidas 'post-Fukushima' que afectan al parque atómico español, ha comentado que ya están implantadas al 80 por ciento y que el programa se está cumpliendo "en plazo" y de forma "razonable", aunque se debe tener en cuenta las paradas de recarga, los ciclos operativos de las centrales para hacer las mejoras en los equipos y sistemas.
En concreto, Cornadó ha explicado que estas mejoras pasan por incrementar o rediseñar los márgenes de seguridad sísmica, lo que ha llevado a reforzar estructuras, equipos, mejorar los sistemas frente a inundaciones, los equipos de lucha contra incendios, rediseñar cableados, redundar en equipos. En definitiva, ha resumido que son una serie de mejoras que complementan lo que ya existía.
Por otro lado, ha agregado que se han mejorado también las posibilidades de atención física de la emergencia, para lo que cada planta ha construido o está construyendo un Centro Alternativo de Gestión de la Emergencia, que es una sala alejada del edificio del reactor que cuenta con autonomía para que un grupo de personas pueda vivir en ese lugar haciendo frente a un accidente. Al mismo tiempo, se ha creado el Centro de Asistencia de Emergencia en San Sebastián de los Reyes (Madrid), con capacidad para gestionar un accidente de cualquier planta española.
Respecto a Japón, Cornadó ha subrayado que la industria nuclear japonesa está "recomponiéndose" cinco años después del accidente. Para ello, según ha indicado, la primera medida nipona fue "refundar" su organismo regulador, volver a ponerlo en marcha e incrementar la seguridad de las centrales de modo que algunas de ellas ya están en marcha puesto que a pesar de la catástrofe, Japón ha optado por seguir contando con una aportación de entre el 20 y el 25 por ciento de energía atómica en su cesta eléctrica.
En la actualidad, el reactor accidentado está en torno al 10 por ciento del proceso de desmantelamiento, pero Cornadó ha destacado que el programa "será muy largo y tendrá un coste importante", con el objetivo de que "no tenga consecuencias para el medio ambiente y las personas más allá de lo admisible", al tiempo que se desarrolla un programa de restauración del entorno.
GAROÑA TAMBIÉN MEJOR TRAS FUKUSHIMA
Al tiempo que las centrales siguen este programa post-Fukushima, ha precisado que la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) --un reactor similar al accidentado en la planta japonesa-- "tiene un programa y calendario propio acorde a sus características", por su situación de cese de actividad aunque con una solicitud de renovación de licencia hasta 2031 pendiente. En todo caso, "si vuelve a estar operativa estará en las mismas condiciones que el resto de las centrales".
En definitiva, Cornadó ha sentenciado que "el fondo del asunto es que con todas estas mejoras, especialmente de los márgenes de seguridad las centrales estarán más preparadas para una operación más dilatada en el tiempo".
Por otro lado, el presidente del Foro Nuclear defiende también que la consecuencia que va aparejada a todas estas medidas es que ahora el parque atómico español puede apelar a seguir operando a largo plazo, "60 años o los que sean" porque, en su opinión, "no tiene sentido poner una fecha de caducidad a una instalación que está operando bien y que está mucho mejor preparada para afrontar situaciones difíciles".
40 AÑOS, FECHA "OBSOLETA"
En este sentido, insiste en que "no tiene sentido" frenar en seco estas inversiones por una decisión en base a una fecha "obsoleta que ya nadie maneja".
"Apelo al sentido común, a las cifras, los datos, las ventajas y los inconvenientes y si vemos toda la realidad energética, debemos poder tomar decisiones sin limites de entrada con fechas en la planificación energética, sin prejuicios, sin apriorismos. Queremos un tipo de energía eléctrica competitiva y con los mejores costes", ha reclamado Cornadó.
Por otro lado, si el escenario cambia y se cumplen algunas promesas electorales por las que el parque nuclear español cerrase en 2028, el director del Foro ha lamentado que la industria nuclear está "muy unida" a las centrales, pero en la actualidad cuenta con entre el 70 y el 80 por ciento de su actividad fuera de España, donde está presente en 40 países, tanto en proyectos de fusión como de fisión y en toda la cadena de valor del sector, desde el inicio hasta el desmantelamiento.
A este respecto, ha celebrado que en la actualidad se están construyendo reactores en distintos países de "todo el mundo", en Asia, Europa (Finlandia, Gran Bretaña, Hungría), y ha mercado potencial en Sudamérica y México, así como en los países árabes. También Irán se está abriendo a proyectos nucleares, por lo que Cornadó confía en que las empresas españolas puedan seguir desarrollándose en el exterior.
En concreto, se ha referido a Irán, del que destaca que poco a poco da pasos para abrirse al mundo con un programa de inversiones "espectacular".
Finalmente, volviendo al aniversario de Fukushima, confiesa que "nadie" se imaginaba ni el tsunami, ni un accidente de estas características que ha tenido consecuencias tan importantes que han ayudado a cambiar los márgenes de seguridad. De este modo, ha concluido que tras el accidente, la industria tiene ahora una "pujanza similar" a la de antes y que pocos países han variado sus programas nucleares.