Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aprueban el reembolso para tratar el deterioro de la visión debido al edema macular diabético

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad acaba de aprobar el reembolso de una nueva indicación para el implante intravítreo de dexametasona de Allergan, con el fin de tratar el deterioro de la visión debido a edema macular diabético (EMD) en pacientes pseudofáquicos, en pacientes en los que se considera que presentan una respuesta insuficiente, o en los que no es apropiada la terapia no-corticoidea.
Esta patología es una complicación habitual de la vista en las personas con diabetes que puede producir pérdida de visión y desembocar finalmente en ceguera si no se trata. Cerca de 400.000 personas sufren EMD en España, y cuando más tiempo lleve el paciente con diabetes más probabilidades tiene de desarrollar este problema. "El 27 por ciento de las personas con diabetes tipo 1 desarrolla EMD en los 9 años siguientes al diagnóstico y el 28 por ciento de los pacientes con diabetes tipo 2 padece EMD 20 años después", ha concretado el jefe de servicio de Oftalmología del Hospital La Paz de Madrid, el doctor Félix Armadá.
Según el jefe de Sección de Retina del Servicio de Oftalmología del Hospital Bellvitge de Barcelona, el doctor Luis Arias, cerca de 450.000 españoles se verán beneficiados de este medicamento. "Con sólo 4 o 5 inyecciones de este tratamiento a lo largo de 3 años se proporciona una mejoría de la visión rápida, clínicamente significativa y prolongada, permitiendo a los pacientes recuperar la capacidad de llevar a cabo tareas cotidianas como leer el periódico o conducir", ha explicado.
MENOS INYECCIONES
El doctor Arias ha afirmado que "los oftalmólogos somos conscientes de que los pacientes desean recibir menos inyecciones y conseguir los mismos resultados, de esta forma acudirían a menos citas médicas y reducirían el absentismo laboral al mismo tiempo que su nivel de ansiedad. Con este nuevo implante intravítreo, la calidad de vida del paciente mejora porque no se requieren inyecciones mensuales y la persona puede llevar una vida más independiente".
El edema macular diabético aparece porque los procesos inflamatorios en el ojo provocan lesiones en los vasos sanguíneos de la retina y hacen que salga líquido de ellos, el cual se acumula en la mácula. La acumulación de líquido en la mácula provoca un engrosamiento de la retina y visión borrosa, e incluso ceguera si no se trata. Además, hay factores adicionales como la edad avanzada, la presión arterial elevada y el tabaquismo que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad. "Por consiguiente, la detección y el tratamiento precoz del edema es esencial para evitar daños mayores en la vista", ha asegurado el doctor Armadá.
"Este nuevo tratamiento de Allergan libera el medicamento -la dexametasona- lentamente, por lo que se consigue que dentro del ojo haya producto durante aproximadamente 5 meses, por eso tenemos controlada la enfermedad durante tanto tiempo", ha explicado el doctor Arias. "El hecho de que los pacientes sólo necesitarán 2-3 inyecciones al año y que acudirán menos veces al hospital reducirá su ansiedad, pero al mismo tiempo bajarán los costes indirectos asociados a la enfermedad, ya que no tendrán que cogerse bajas laborales, evitarán gastos en ambulancia, decrecerá el número de caídas y fracturas y sus correspondientes visitas a urgencias, etc.", ha concluido el oftalmólogo.