Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aragón prestará asistencia sanitaria "a todas las personas" pero a los no asegurados se les pasará la factura

El Gobierno de Aragón seguirá prestando asistencia sanitaria a todas las personas que acudan a cualquier centro ya sea de atención primaria u hospitalaria a partir del 1 de septiembre, si bien a los no asegurados se les pasará posteriormente la factura por la atención recibida. En el caso de los inmigrantes sin tarjeta que no puedan pagarla, la factura será remitida a su país de origen, "en virtud de los convenios bilaterales de Seguridad Social suscritos por España con otros países".
El ejecutivo aragonés ha enviado este jueves las instrucciones a los servicios de admisión de los centros de salud y hospitales de la comunidad respecto a la asistencia sanitaria que se ha de prestar por el Servicio Aragonés de Salud (Salud) a todas aquellas personas que no tengan la condición de asegurada o beneficiaria a partir de este sábado, 1 de septiembre de 2012.
En este sentido, el Ejecutivo ha incidido que en Aragón todos los españoles y los extranjeros con residencia legal tienen derecho a la tarjeta sanitaria, lo que da acceso a la atención médica integral, ha precisado el Departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia de la Comunidad autónoma en un comunicado.
Asimismo, ha señalado que todos los procesos asistenciales de usuarios que pierdan su condición de asegurado o beneficiario el día 1 de septiembre y que se hayan iniciado antes del día 31 de agosto de 2012 "seguirán su curso".
Además, el Salud prestará asistencia sanitaria a todas las personas que acudan a cualquier centro ya sea de atención primaria u hospitalaria.
La forma de acceso será la actualmente establecida, como se venía desarrollando hasta ahora, han apuntado las mismas fuentes, para agregar que "esto significa que no se modifican los procedimientos asistenciales y que ningún extranjero quedará desasistido".
En el caso de los usuarios que no tengan la condición de asegurado o beneficiario del Sistema Nacional de Salud (SNS) y no tengan acceso a un sistema de protección sanitaria pública, "se establecen los mecanismos administrativos que sean necesarios para la facturación de los servicios recibidos", han explicado desde el Ejecutivo aragonés.
Al respecto, ha precisado que la asistencia sanitaria de Urgencias se prestará preferentemente en los centros de atención primaria, "si no es imprescindible la atención hospitalaria". Tras el alta médica de urgencia, si el proceso requiere seguimiento, se facilitará la cita o derivación que corresponda.
Para la cobertura de dicha asistencia tras el alta médica, el personal administrativo informará sobre la posibilidad de suscripción de un convenio especial. Si no dispone del mismo, ésta le será facturada y, en su caso, la factura será remitida a su país de origen, en virtud de los convenios bilaterales de Seguridad Social suscritos por España con otros países.
ASISTENCIA SANITARIA ORDINARIA NO URGENTE
Todas las personas, independientemente de si tienen o no la condición de asegurado, podrán dirigirse a los centros de atención primaria para solicitar cita y ser atendidos. Para la cobertura de dicha asistencia de los no asegurados, el personal administrativo informará a los usuarios de las diferentes opciones para la cobertura de la financiación de dicha asistencia.
Por lo que se refiere a la asistencia sanitaria en situaciones especiales, las personas extranjeras no registradas ni autorizadas como residentes en España la recibirán en el caso de la asistencia al embarazo, parto y post-parto y también los menores extranjeros, que serán atendidos en las mismas condiciones que los españoles.
Además, recibirán asistencia los solicitantes de protección internacional cuya permanencia en España haya sido autorizada por este motivo, mientras permanezcan en esta situación, y las personas que se encuentren en el período de restablecimiento y reflexión para las víctimas de la trata de seres humanos, también mientras permanezcan en esta situación.
SALUD PÚBLICA
El Salud ha afirmado que garantizará la asistencia sanitaria en los casos que afecten a la salud pública --enfermedades de declaración obligatoria recomendadas por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, según indicaciones de la Unión Europea--, con independencia de su tratamiento administrativo posterior.
La asistencia sanitaria de estos supuestos, salvo que se haya suscrito un convenio especial, implicará la facturación al usuario y, en su caso, la factura será remitida a su país de origen, en virtud de los convenios bilaterales de Seguridad Social suscritos por España con otros países.
La medicación necesaria para el tratamiento de estas enfermedades no se prescribirá mediante receta oficial, sino que será entregada por el Servicio Aragonés de Salud directamente al paciente.
OBJECIÓN DE CONCIENCIA
El Salud ha sostenido, respecto a la objeción de conciencia planteada en Aragón, "que al médico en ningún caso se le va a exigir que le niegue la atención a ningún paciente" y "con lo planteado en estas indicaciones ninguna persona se va a quedar sin asistencia sanitaria".
Asimismo, el Servicio Aragonés de Salud ha aclarado que los médicos no son los encargados de facturar, ni de verificar si cuenta con tarjeta sanitaria, sino que ésta es una gestión administrativa de las unidades administrativas de los servicios de salud.
Además, el Gobierno de Aragón ha estimado que los profesionales sanitarios "son los primeros interesados en el buen uso del sistema sanitario" y "los mejores colaboradores para facilitar la información veraz a los pacientes y una gestión sanitaria eficiente de los recursos públicos de los aragoneses".