Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Argentina puede afrontar una nueva epidemia de dengue, advierten los expertos

Imagen de un empleado del ministerio de Medio Ambiente de Argentina mientras realiza tareas de fumigación para controlar la afluencia de mosquitos transmisores del dengue. EFE/Archivotelecinco.es
Argentina puede afrontar en los próximos meses una nueva epidemia de dengue dada la "grave" situación sanitaria local, que en los últimos meses causó un aumento de más de un 20 por ciento en el número de casos, advirtieron hoy a Efe organizaciones y expertos en el tema.
Los especialistas cuestionaron las recientes declaraciones de la ministra argentina de Salud, Graciela Ocaña, quien dio por finalizado el brote epidémico de dengue, que se convirtió este año en el peor de la historia en el país y afectó a más de 27 mil personas, según cifras oficiales, mientras las entidades locales elevan la cifra a más de 50 mil.
"Es irresponsable decir que esta situación finalizó. Todas las epidemias tienen caídas, pero el problema del dengue no acabó. Impactó a la salud colectiva, afectó a un mínimo de 50 mil personas y causó entre seis y diez muertes", explicó el presidente de Médicos del Mundo en Argentina, Gonzalo Basile.
El Ministerio de Salud informó este mes que en el país se registran 27.752 infectados, un 22 por ciento más que a finales de abril, cuando el número de afectados ascendía a 22.726 personas.
La mayoría de los enfermos de dengue, que se transmite por el mosquito aedes aegypti, pertenece a la región norte del país, principalmente a la empobrecida provincia de Chaco.
"Hoy podemos decir que el brote epidémico ha finalizado y desde hace 20 días no se han reportado casos positivos en la provincia", dijo Ocaña el pasado 11 de junio, durante la apertura de un seminario internacional sobre enfermedades vectoriales en la provincia de Chaco.
Rolando Nuñez, de la organización humanitaria de Chaco Nelson Mandela, explicó que "hubo una caída en el número de detección de casos en comparación a marzo pasado", cuando explotó la epidemia, "pero el descenso se da por la baja de temperaturas que registra el país y no porque la situación epidemiológica sea mejor", afirmó.
"La epidemia fue masiva y explosiva. La situación social y sanitaria sigue siendo grave porque es igual de vulnerable a antes de que se desatara la epidemia. Por lo tanto, están dadas las condiciones para que haya un brote similar a partir de noviembre próximo", cuando las temperaturas locales vuelvan a subir, alertó Nuñez.
Basile indicó además que las personas que padecieron este año la enfermedad "están ahora en riesgo de contraer dengue hemorrágico", la variante letal del virus.
Los primeros casos de dengue se detectaron en febrero en Salta (norte) y el calor y la falta de prevención facilitaron la extensión de la enfermedad a casi el 80 por ciento del territorio nacional.
El dengue es una enfermedad transmitida por el mosquito aedes aegypti, que sobrevive en zonas cálidas, con temperaturas mayores a los 16 grados.