Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asociación N. del Cigarrillo Electrónico rechaza equiparar el producto con el tabaco en la Ley de Adicciones

La Asociación Nacional del Cigarrillo Electrónico (ANCE) ha rechazado el informe de la ponencia de la Ley de Adicciones del País Vasco en el que se equiparan a los cigarrillos electrónicos con el tabaco ya que, a su juicio, trataría ambos productos de manera igual y prohibiría el uso del los cigarrillos electrónicos en lugares públicos cerrados, incluidos bares y restaurantes.
Además, ha calificado de "grave error" que no se tenga en consideración al cigarrillo electrónico como un producto diferente al tabaco, tal y como se regula el producto a nivel europeo bajo la Directiva Europea sobre el tabaco y productos relacionados, que entrará en vigor el próximo mes de mayo.
"Esta injustificada hiperregulación, sin evidencia científica que la respalde, causará un agravio comparativo entre los vascos y el resto de ciudadanos europeos y supondrá en un freno a la creación de empleo en el sector en el País Vasco. Precisamente porque no tiene los mismos ingredientes que el tabaco, ni existe la combustión, y se ha descartado la figura del vapeador pasivo en numerosos estudios científicos, todos los países de la Unión Europea (incluidos los marcadamente antitabaco como Reino Unido o Francia) han desarrollado normas para los cigarrillos electrónicos claramente diferenciadas de las de los cigarrillos convencionales", ha aseverado el presidente de ANCE, Alejandro Fernández.
"AÚN ESTÁN A TIEMPO"
No obstante, el Proyecto de Ley de Adicciones no está adoptado y aún tiene que ser debatido en la Comisión de Sanidad y Consumo y en el Pleno del Parlamento Vasco. Por ello, desde ANCE se insta a los Grupos Parlamentarios presentes en la Cámara Vasca que reflexionen si quieren dar su visto bueno a un "corta y pega arcaico, injustificado, y en contra de las legislaciones de nuestro entorno".
"Aún están a tiempo de aprovechar la oportunidad de llegar a una fórmula que permita desarrollar un régimen propio para el cigarrillo electrónico en el País Vasco que proteja al menor por encima de todo, regule estrictamente la venta y uso de los cigarrillos electrónicos, y todo ello sin caer en la equiparación y prohibición de consumo diseñada para el tabaco", ha comentado la patronal.
Por ello, ha mostrado su confianza en que los grupos parlamentarios consigan arreglar la "deficiente propuesta" del Gobierno Vasco y defiendan los derechos de los más de 35.000 vapeadores vascos durante los debates en la Comisión de Sanidad y Consumo.
"Equiparar el cigarrillo electrónico al tabaco supondría un torpedo a la línea de flotación del crecimiento del sector en el País Vasco. En nuestras previsiones para 2016 el sector ver a ser generador de empleo neto en el País Vasco, pero de entrar en vigor las restricciones al uso del cigarrillo electrónico, equiparando con el tabaco, supondrá el fin del vapeo en el País Vasco", ha zanjado.