Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Asociación para la Protección de los Animales pide a Cospedal que no permita la caza de jabalíes con lanzas

La Asociación para la Protección de los Animales (ANPBA) ha condenado "enérgicamente" que el Gobierno de María Dolores de Cospedal haya legalizado en Castilla-La Mancha la "caza de jabalíes con lanzas", tras modificar el Reglamento de Caza, y ha pedido a la presidenta que no permita esta modalidad de caza.
A juicio del presidente de ANPBA, Alfonso Chillerón, "las leyes han de aspirar al bien común y a la justicia como valores esenciales y esta legalización de la matanza de jabalíes a lanzazos ni aspira a ningún bien común ni es justa con los jabalíes".
En nota de prensa ANPBA ha indicado que "resultaría el colmo del absurdo que alguien pudiera llegar a creer que estos animales no van a sufrir en absoluto si se atraviesa sus sensitivos cuerpos con lanzas, cuando el hecho cierto es que se les someterá a inimaginables e insoportables agonías hasta morir, y eso sin contar con el peligro al que también se expondrá a los caballos utilizados en los alanceamientos de jabalíes".
En un escrito dirigido a la presidenta del Gobierno de Castilla-La Mancha ANPBA ha recordado a Cospedal que "en una sociedad europeísta y moderna resultaría inaceptable el simple hecho de plantearse siquiera la posibilidad de retroceder al primitivismo, la inhumanidad y la fiereza de épocas antiguas, medievales y crueles, como sería, en el presente caso, la supuesta legalización de la persecución de jabalíes con lanzas, atravesando sus cuerpos e hiriéndolos de tan cruel manera hasta morir, así como el peligro que encierra para la integridad física de los caballos utilizados".
Desde esta asociación han apelado, asimismo, al Catecismo de la Iglesia Católica que condena que "los cristianos hagan sufrir inútilmente a los animales, considerándolos como contrario a la dignidad humana".