Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres de Asunta pasan su primer día en prisión sin incidencias

Rosario Porto y Alfonso BasterraEFE

Los padres de la menor hallada muerta el pasado domingo en una pista de Teo (A Coruña), Rosario P.O. y Alfonso B.C., han pasado su primera jornada en prisión coruñesa de Teixeiro sin "nada" reseñable en cuanto a posibles incidencias, según han confirmado fuentes de prisiones.

Según han explicado las mismas fuentes, con ambos se ha aplicado el procedimiento "normal" en estos casos, ya que han sido evaluados por equipos médicos de la prisión antes de proceder a asignarlos a sus respectivos destinos.
De este modo, Rosario P. ha sido asignada, como corresponde, al módulo de mujeres, mientras que Alfonso B. ha sido enviado a la enfermería, a la espera de trasladarlo a otra dependencia, aunque según han explicado las mismas fuentes, puede pasar varios días sin ser desplazado.
Traslado a Teixeiro
El titular del Juzgado de Instrucción número dos de Santiago de Compostela, José Antonio Vázquez Taín, envió a prisión a Rosario P. Alfonso B.C., por un delito de homicidio tras la muerte de su hija, Asunta, una imputación que podría ser modificada por la de asesinato según los hallazgos que revelen los resultados de toxicología.
Ambos llegaron en la tarde del viernes a la prisión de Teixeiro en un furgón de la Guardia Civil después de mantener su inocencia sobre la muerte de su hija en la declaración realizada en los juzgados de Santiago de Compostela.
Protocolo
Este sábado, el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, ha asegurado que se tomarán "todas las medidas" para evitar que los padres de Asunta se lesionen en la prisión de Teixeiro, como es el protocolo de prevención de suicidios aplicable en estas situaciones.
El protocolo de prevención de suicidios de Instituciones Penitenciarias se aplica para minimizar "el propio impacto que puede producir en un recluso su ingreso en prisión", especialmente en casos de "comisión de delitos graves contra las personas".
"Durante la estancia en prisión, los internos son observados por cualquiera de los profesionales penitenciarios en los distintos ámbitos en que desarrollan sus actividades, que ponen en conocimiento cualquier información relevante al respecto", explica el protocolo para evitar factores de riesgo.
Por ello, a su llegada a prisión, los reclusos "son evaluados por el médico y el psicólogo, independientemente de las medidas urgentes que, de forma preventiva, se hayan tomado".
 Así, se determinan las pautas de intervención de profesionales de vigilancia, tratamiento y sanidad de la cárcel, para después evaluar semanalmente la evolución del caso, "acordando el mantenimiento en el programa, la modificación de las medidas adoptadas, o en caso de dejar de existir riesgo, la baja en el mismo".