Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La BNE y CNSE inauguran la muestra con más de 40 piezas que recorren los más de 4 siglos de lenguas de signos españolas

La Biblioteca Nacional de España (BNE), en colaboración con la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE), ha inaugurado este martes 4 de julio la exposición 'Manos con voz propia. Quinientos años de lengua de signos', en la que más de 40 piezas recorren los más de cuatro siglos de historia de la lengua de signos.
La muestra conmemora el décimo aniversario de la promulgación de la Ley 27/2007, por la que se reconoce la lengua de signos española (LSE) y la lengua de signos catalana (LSC) en España.
En la exposición se puede ver, entre otras obras, el primer manuscrito conservado en los fondos de la BNE, 'Tratado legal sobre los mudos', escrito por el Licenciado Lasso en 1550.
La selección, que reúne piezas de la BNE, el Museo del Prado o la CNSE, está divida en las secciones 'Para enseñar hablar a los sordomudos. Alfabetos manuales y otros sistemas'; 'Centros educativos especiales. Los colegios de sordomudos y ciegos en España'; y 'Novedades pedagógicas, bilingüismo y la LSE como lengua materna'.
Paralelamente, se realizará, durante los meses de verano, el taller 'Manos que hablan', impartido por Nuria Portillo, para enseñar a los niños el alfabeto de la lengua de los signos, y dibujarán las siluetas de sus manos con la representación de sus nombres troquelados.
La muestra permanecerá abierta al público del 4 de julio al 1 de octubre.
Entre otras piezas, la muestra incluye el primer manuscrito conservado sobre los primeros intentos de educación de las personas sordas, el 'Tratado legal sobre los mudos de Laso', fechado en 1550. Asimismo, a través de libros, gacetas, fotografías, grabados y objetos de ephemera, se presentan los principales sistemas de enseñanza de la lengua de signos, algunos aspectos de la historia de los colegios de sordos en España, así como las novedades pedagógicas surgidas en los siglos XX y XXI.
"La lengua de signos es una lengua viva, con historia, que ha formado parte de las vidas de miles de hombres y mujeres sordas a lo largo de los tiempos, y sobre todo, que ha sido, es, y será su medio para expresar, amar y vivir. Es una lengua con una entidad propia que ha de tener el mismo estatus que las lenguas orales", comentó la presidenta de la CNSE, Concha Díaz, durante la presentación de la exposición.
Además, la comisaria de la exposición, Inés Antón, destacó "la intención de recuperar con esta muestra, las principales obras de los últimos cinco siglos de la lengua de signos para conseguir, concienciar y llegar a todo tipo de público, tratando la lengua de signos como una lengua con voz propia".
Finalmente, la directora de la BNE, Ana Santos, mostró "el compromiso de la entidad con la accesibilidad, así como con iniciativas tales como esta exposición, que pone de relieve la lucha de personas sordas y entidades como la CNSE y su red asociativa para avanzar hacia la plena inclusión de este colectivo".