Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona: la prostitución se ejerce en la calle

El mercado de la Boquería, el mercado más célebre de Barcelona, se convierte por las noches en el espacio donde las prostitutas prestan sus servicios. Por tan sólo 20 euros,  también atienden a los clientes en plena Rambla de Barcelona. Cuando acaban el servicio utilizan la calle como si fuese un baño.
Los vecinos de este barrio, Ciutat Vella, están hartos de presenciar la misma escena cada noche. Por las mañanas, en la calle hay todo tipo de basura. Pero no sólo esto, muchos se encuentran por la mañana a las prostitutas trabajando cuando abren sus comercios. Los vecinos se muestran impotentes. Tienen miedo de echarlas porque son agresivas.
¿Expulsarlas o legalizar su oficio?
La ordenanza cívica municipal se muestra incapaz de frenar la prostitución. Por eso, los vecinos están recogiendo firmas para que se endurezca la ley y expulsen a las prostitutas de las calles. Las opiniones, sin embargo, se dividen, y hay quién piensa que debería legalizarse la profesión. 

Marcela Torres, portavoz del colectivo de trabajadoras sexuales "Àmbit Dona", ha explicado que el aumento de la prostitución en la calle es "consecuencia de la ordenanza de civismo", que entró en vigor hace ahora tres años, y ha denunciado que el "acoso y hostigamiento" al que se ven sometidas las prostitutas "no solucionará el problema".

El vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona, Jordi Giró, se muestra favorable a legalizar la prostitución porque la acción policial "sólo consigue que el problema se traslade de lugar".

Falta interés por remediar la situación

Los grupos municipales de la oposición en el Ayuntamiento han coincidido en acusar al equipo de gobierno de falta de interés en la aplicación de la ordenanza de civismo y han exigido al consistorio más efectividad policial contra los incívicos para aumentar el nivel de cumplimiento de las normas municipales.

CiU, ERC y PP muestran tristeza por la imagen en la que se transmite de la ciudad y lo ven como un fracaso.

IM