Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bélgica detiene hasta finales de agosto un reactor de una central en Amberes tras detectar "anomalías" en la vasija

La Agencia Federal de Control Nuclear Belga (AFCN) ha informado del cierre temporal, en principio, hasta finales de agosto, de un reactor en la central nuclear de Doel (norte de Bélgica) para analizar las "numerosas anomalías" detectadas en su vasija, mientras el Gobierno descarta que estos problemas planteen algún riesgo a la población dado que la actividad se ha parado.
Las investigaciones iniciales apuntan a la marca holandesa Rotterdam Droogdok Maatschappij, fabricante de la vasija afectada y que en la actualidad ya no existe, según recogen los medios belgas.
El reactor Doel 3, uno de los cuatro que existen en la planta, tenía previsto su cierre en un plazo de diez años, según el plan diseñado por Bélgica para una salida progresiva de la energía nuclear. El Gobierno ha indicado que esperará a conocer el resultado de la investigación en curso para decidir si autoriza su reactivación tras este incidente.
El mismo fabricante es el responsable de una veintena de reactores repartidos en todo el mundo, entre ellos una decena en Estados Unidos y varios en Europa.
Según han confirmado fuentes del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) a Europa Press, en España hay dos centrales que compraron los materiales para fabricar sus vasija en el misma empresa: la de Santa María de Garoña (Burgos) y Cofrentes (Valencia).