Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blázquez asegura que la tarea de la Iglesia en la actualidad es de "gran envergadura"

El arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, ha asegurado que "la humanidad se encuentra ahora en una encrucijada" y las tareas que le corresponden a la Iglesia son ahora "de inmensa envergadura", durante la presentación de su libro 'Del Vaticano II a la nueva Evangelización', publicado con motivo del XXV aniversario de su ordenación episcopal.
Asimismo, ha asegurado que la cuestión de Dios está cada vez más presente en la sociedad", ha indicado, y ha señalado que la Iglesia deberá cuestionarse qué es lo que dice ella misma de Dios.
Durante el acto, el arzobispo ha señalado también que el Año de la Fe impulsado por Benedicto XVI, es una conmemoración, no solamente de la fe, sino también del "envío evangelizador" que quiso recuperar el Concilio Vaticano II. En este sentido, ha recordado que --citando a Juan Pablo II-- el Concilio quiso "poner en marcha una gigantesca rueda de evangelización" que hoy está representada en el esfuerzo de la Iglesia por lograr una 'Nueva Evangelización'.
El prelado vallisoletano ha señalado, sin embargo, que la esperanza que movía el concilio "era una esperanza entusiasta" mientras que la actitud de la Iglesia actual es la de "una esperanza más humilde porque ha sido probada duramente en los 50 años posteriores al concilio".
"Lo que he apreciado durante mis años de ministerio es que, en cualquier discusión que aflore, hay una preocupación dominante", ha indicado Blázquez, que ha detallado que, sin embargo, la fe de la Iglesia está "sostenida por Dios".
En el libro, que ha sido presentado este jueves en la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid), el arzobispo ha explicado que varios de los últimos capítulos están dedicados a las diócesis en que ha ejercido su ministerio pastoral y de las que "fue arrancado con muchas raíces", aunque juzga que "es bueno que así fuera".
En este sentido, ha señalado que el interés del libro no es "la añoranza" sino expresar la "gratitud" hacia "las personas con las que ha compartido la fe".
Así, Blázquez ha subrayado de su paso por Santiago de Compostela los "extraordinarios catequistas" que impulsaron la actividad de la parroquia y el servicio a los pobre. De Bilbao ha recordado el trabajo, Remigio Vilariño, de quien ha destacado su "gran capacidad de trabajo" y su "preocupación por los pobres".
A su vez, ha llamado la atención también sobre la "grandeza de alma" y la devoción a la Virgen de la Calle de los Palentinos y, "de forma particular", la Semana Santa de Valladolid, que, a su juicio, "es, junto con Andalucía, uno de los dos principales focos de celebración de la Semana Santa en España".
Durante la presentación del libro, han acompañado al prelado el rector de la Universidad de Deusto, Jaime Oraá, el consejero delegado del grupo de comunicación Loyola y editor, Antonio Allende, del profesor de Teología de la Universidad Pontificia de Comillas, Santiago Madrigal, y del rector de esta institución, Julio Luis Martínez, que ha destacado la similitud entre los mensajes del arzobispo de Valladolid con los del Papa Francisco, "aunque sin el arrojo porteño y con un estilo más castellano y sobrio".
En este sentido, ha subrayado una de las ideas presentes en el documento escrito por Blázquez en la que destaca la necesidad de realizar una "conversión pastoral", en la línea de la invitación del Papa a "salir a los caminos" en lugar de "quedarse esperando a los fieles".