Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. y UGT lamentan que la Unión Europea ha decidido "poner precio" al derecho fundamental al asilo

UGT ha afirmado este miércoles 4 de abril que la Unión Europea ha decidido "poner precio" a un derecho fundamental como es el del asilo, mientras que CC.OO. critica que se trate a los refugiados como mercancía, tras la última propuesta planteada por Bruselas, que propone a los estados miembro pagar en caso de que no quieran acoger a refugiados.
Concretamente, UGT ha recordado que el año pasado se presentaron 1,3 millones de solicitudes de asilo personas en todo el territorio de la Unión que, en comparación con la población europea, 508 millones de personas, supondrían un 0,2 por ciento del total.
"La Unión Europea capitula ante aquellos estados miembros que no quieren solicitantes de asilo ni refugiados en su territorio, es decir, ante quienes cuestionan y no respetan el derecho de asilo. Da igual qué precio tengan que pagar por cada solicitante de asilo que no acepten; se le ha puesto precio a un derecho, 250.000 euros por persona, y la Unión Europea acepta", ha lamentado. A su juicio, con esta actitud la Unión Europea abre la puerta a la "mercantilización de este y, en el futuro, de otros derechos".
Para CC.OO, la UE "propone mercadear" con la vida de los refugiados. En opinión de este sindicato, la Comisión Europea vuelve a rebajar la protección de las personas a cambio de una "presunta mayor dureza monetaria con los países que no cumplan, sin establecer como se va a proceder a crear ese control y, por tanto, sin garantía de que se vaya a producir la sanción".
"Lo que sí queda claro es que los países que se estaban negando a recibir a los refugiados lo van a poder seguir haciendo sin ningún impedimento. O con una multa en el peor de los casos. Por ello, pedimos al Gobierno español en funciones que se oponga a la aprobación de esta disparatada e insolidaria propuesta", reclama.