Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CEAPA exige a Educación y CC.AA. informar sobre los criterios del funcionamiento de la evaluación final de Primaria

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA) ha puesto en marcha, a través de sus federaciones y confederaciones, una campaña para exigir a las autoridades educativas que informen sobre el funcionamiento de la Evaluación Final de Primaria pues, a su juicio, no sirve para realizar un análisis "serio y riguroso" de las necesidades del sistema educativo ni del alumnado al que pretende evaluar.
Paralelamente ha registrado un escrito en el Ministerio de Educación en el que pide información sobre el resultado de las consultas realizadas a las Comunidades Autónomas en las que se han establecido los criterios de evaluación y las características generales de las pruebas para todo el sistema educativo español con el objetivo de asegurar criterios de evaluación comunes.
Según CEAPA --que ya mostró su oposición a la Prueba de Tercero de Primaria por sus dudas sobre el objetivo real de la misma--, Educación impone a través de la LOMCE la realización por parte del alumnado de una prueba externa que puede tener consecuencias perjudiciales para el alumnado cuyos resultados no resulten satisfactorios según los criterios acordados, y que además pueden ser distintos según la titularidad del centro en el que se encuentre escolarizado.
A pesar de que Educación asegura que el resultado de la prueba no condicionará el paso del alumno a la Educación Secundaria obligatoria, CEAPA indica que la LOMCE recoge que "el alumno o alumna accederá al curso o etapa siguiente siempre que se considere que ha logrado los objetivos y ha alcanzado el grado de adquisición de las competencias correspondientes. Se atenderá especialmente a los resultados de la evaluación individualizada al finalizar el tercer curso de Educación Primaria y de final de Educación Primaria".
Por ello, reitera que esta prueba no beneficiará ni a los alumnos ni a los centros, además de alterar el desarrollo de la vida del centro al dedicar tiempo y recursos en su preparación, en detrimento de otras actividades formativas pues, como recoge la LOMCE, "de resultar desfavorable esta evaluación, el equipo docente deberá adoptar las medidas ordinarias o extraordinarias más adecuadas".
PETICIONES
En concreto, CEAPA ha solicitado al Ministerio de Educación información sobre qué CC.AA. han informado sobre su intención de realizar evaluaciones de diagnóstico y cuáles han presentado recurso contra la realización de la Evaluación Final de Primaria.
También pide conocer las pautas acordadas sobre los criterios de evaluación y las características generales, procedimiento para informar a la madre, padre, tutor/a legal del alumnado exento de la realización de las pruebas, medidas que deberán adoptar los centros según su titularidad, espacios, medios y recursos a utilizar para la preparación de la prueba y asignaturas afectadas.
Asimismo, solicita las pautas dadas a los centros que pidan información de contexto y de recursos a través de cuestionarios a cumplimentar por parte de las familias mediante los cuales van a obtener información relativa al nivel de estudios y situación laboral de los padres y recursos del hogar.
Pide conocer también las instrucciones dadas a las direcciones de los centros educativos sobre las medidas que se van a adoptar según los resultados de dicha prueba, así como las medidas ordinarias o extraordinarias recomendadas a los equipos docentes, la forma en la que afectará a su expediente y "otras medidas" posibles en el caso de que la evaluación Final de Educación Primaria de un/a alumno/a resulte desfavorable según los parámetros de corrección de la misma.
Por último, reclama saber qué medidas se han acordado para garantizar el derecho del alumnado a una evaluación objetiva que valore su dedicación esfuerzo y rendimiento; y las medidas acordadas para la difusión de los resultados.