Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CIC microGUNE e Histocell participan en un proyecto europeo para curar lesiones en el sistema nervioso periférico

El centro CIC microGUNE trabaja junto a la empresa vasca Histocell en el proyecto europeo NEURIMP, en el que, también participan otras entidades europeas, con el objetivo de desarrollar microtecnologías para curar lesiones en el sistema nervioso periférico. La iniciativa está dotada con una financiación de 3,5 millones de euros y se prolongará durante cuatro años, hasta finales de 2017.
Según han explicado en un comunicado, los integrantes del consorcio van a seleccionar biomateriales "con propiedades óptimas de biocompatibilidad, biodegradabilidad y biotoxicidad", además de unas propiedades mecánicas similares al nervio seccionado.
Estos biomateriales se procesarán con tecnologías de microfabricación, para obtener una estructura tubular que "se asemeja al nervio seccionado en dimensiones y propiedades mecánicas". Se trata de la creación, de implantes biomiméticos para facilitar el crecimiento de las células nerviosas que permitan unir los dos extremos seccionados.
Histocell, desde su experiencia en ingeniería tisular y neuroregeneración, se encargará del diseño de hidrogeles basados en ácido hialurónico, para la generación de "innovadoras estructuras tubulares complejas, que permitan inducir la restauración de la conexión en el nervio periférico lesionado, sobre todo en el caso de defectos críticos". Asimismo, evaluará la biocompatibilidad de este biomaterial y de otros aportados por los diferentes socios en NEURIMP.
CIC microGUNE
Por su parte, CIC microGUNE, a través de su Unidad de Micro y Nanoingeniería, ubicada en el centro tecnológico IK4-Tekniker, focalizará su actividad en el desarrollo de "tecnologías de procesado de polímeros a escala micrométrica, incluyendo aquellas que se desarrollan en sala blanca con el propósito de optimizar la estructura tubular (compuesta por microcanales) que constituye el implante".
Además, trabajará con polímeros sintéticos y naturales sintetizados por otros socios del consorcio y "adecuará las tecnologías de microfabricación a las propiedades mecánicas, ópticas y reológicas de los nuevos materiales". Participará también en la validación y selección de las tecnologías y materiales que se escalarán de cara a la producción del componente.
El objetivo final del proyecto NEURIMP es desarrollar prótesis que sustituyan los implantes autólogos, en los que se toma un segmento de nervio del propio paciente, intervención que se realiza actualmente en lesiones en las que el propio nervio no es capaz de reestablecer esta conexión.
A posteriori, la idea es el escalado de las tecnologías de microfabricación empleadas, así como el escalado en la síntesis de los materiales seleccionados, de forma que el implante pueda ser fabricado a un precio competitivo.
"Los implantes seleccionados serán validados siguiendo un modelo preclínico animal, evaluándose la eficacia en la restauración de la anatomía y la función del nervio en este modelo, tanto para secciones pequeñas como severas", ha explicado.