Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CSI.F asegura que la Junta e C-LM "pretende obligar a 945 facultativos a renunciar a ser funcionarios"

El presidenta autonómico de Sanidad del CSI.F, Juan Manuel Bachiller, y el responsable de Atención Primaria de Toledo, Luis Carlos Gutiérrez, han alertado de las "graves consecuencias" que traerá para la sanidad pública regional la aplicación de un decreto Ley de la Junta que "pretende obligar a 945 facultativos y sanitarios a renunciar a su condición de funcionarios o abandonar su trabajo para ocupar cargos administrativos".
En rueda de prensa, los responsables del sindicato han recalcado que en concreto esta medida afectará a 491 médicos, 450 enfermeros y cuatro matronas del SESCAM, y lo que se pretende por parte de este organismo es que antes de fin de año elijan entre "perder su condición de funcionarios y seguir en el Servicio de Salud y si no pasar a estar adscritos a órganos administrativos que no pertenezcan a instituciones sanitarias públicas", ha informado CSI.F en nota de prensa.
"Lo que el Gobierno propone a estos casi mil profesionales no es otra cosa que elegir entre seguir ejerciendo el trabajo que obtuvieron mediante oposición o dejar de atender a sus pacientes y abandonar la sanidad pública", aseguran.
Ante esta situación, desde la organización sindical han aseverado que se temen que el "verdadero objetivo" de la medida sea "acabar con profesionales a los que su estatus dota de una estabilidad laboral que les permite ser independientes y no están doblegados a los políticos de turno, lo cual es un verdadero inconveniente para futuras privatizaciones del sistema sanitario".
Por todo ello, el sindicato ha anunciado que sus servicios jurídicos presentarán un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ya que consideran que "la medida ataca los derechos individuales de los funcionarios al no respetar el derecho a la inamovilidad en la condición de funcionario de carrera y al desempeño efectivo de las funciones y tareas propias de su condición profesional".