Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CSIF pide que se aparquen los enfrentamientos en la LOMCE para trabajar en mejorar la situación del profesorado

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha pedido al Gobierno, a las comunidades autónomas y a las fuerzas políticas que aparquen sus diferencias y enfrentamientos suscitados con la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) para sí adoptar medidas concretas que permitan mejorar la situación de los profesores y de la calidad educativa.
Así, el presidente del Sector Nacional de Enseñanza de CSI-F, Adrián Vivas, ha recordado que el sindicato ya se ha posicionado en varias ocasiones en contra de la LOMCE, tanto en la mesa de negociación, como en el trámite parlamentario, o en la huelga del profesorado, porque esta Ley no resolverá los problemas y carencias que presenta la Educación.
"La LOMCE mantiene el patrón de la LOE --socialista-- en aspectos de calidad y falta de reconocimiento a la autoridad del profesorado; la apuesta por el sistema privado, por no hablar de los recortes sufridos desde 2010", señala Vivas.
A su juicio, una vez aprobada, CSI-F tiene la responsabilidad de velar por los intereses de docentes y alumnos, mediante el desarrollo normativo. "No es tiempo de lamerse las heridas, sino de ponerse a trabajar en la mesa de negociación desde la unidad sindical", señala el dirigente sindical.
EDUCACIÓN UNIVERSAL
En este sentido, reclama al Gobierno garantías para que la educación se imparta en el conjunto del Estado de manera homogénea y con calidad, garantizando la universalidad y la igualdad de oportunidades.
Al mismo tiempo, ve necesario que las comunidades autónomas demuestren voluntad política y "altura de miras", con el fin de que no haya 17 sistemas educativos diferentes, salvaguardando obviamente las particularidades de cada autonomía, conforme a la Constitución.
En este sentido, CSIF ha presentado diferentes enmiendas a los decretos de currículo básico y a los informes de la ponencia para mejorar su aplicación con criterios de calidad.
Mientras tanto, según se vaya desarrollando la Ley y aplicando sus contenidos, CSI-F se mantendrá "vigilante" y denunciará cualquier agresión al carácter público de la enseñanza.
De manera paralela, centrará sus esfuerzos en la negociación de un Estatuto Docente que recoja las reivindicaciones del profesorado en materia de promoción y carrera profesional, así como las condiciones laborales que han sido sensiblemente mermadas desde el comienzo de la crisis, a través de sucesivos recortes.
"La insumisión, la pasividad o el enfrentamiento institucional no benefician ni a alumnos ni a profesores. La Educación y el profesorado nos necesita a todos y la situación que hoy vivimos pone más que nunca en evidencia la urgencia de alcanzar un pacto de Estado que de estabilidad al sistema educativo para varias generaciones", sentencia.