Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CSN asegura que Almaraz está en situación "segura" por lo que no hará actuaciones adicionales pero sí un seguimiento

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) no considera necesario requerir actuaciones adicionales al titular de la central nuclear de Almaraz (Cáceres) después de que un informe interno de los técnicos dirigido al director de seguridad nuclear del regulador atómico cuestionase las "garantías" de la planta tras detectarse un "problema" en el mantenimiento de unas bombas del circuito de refrigeración.
Según ha informado el CSN, el pleno del regulador atómico ha sido informado este miércoles respecto a la situación por el director técnico de seguridad nuclear, Antonio Munuera, que ha concluido que la central nuclear de Almaraz "se encuentra en una situación segura".
Así, de acuerdo con la información disponible en la actualidad, tras las conclusiones sobre la operabilidad de las bombas y la situación operativa existente, el CSN "no considera necesario requerir actuaciones adicionales" al titular. Sin embargo, añade que se realizará un "seguimiento detallado" de los resultados del plan de actuaciones del titular. Además, se evaluará la información adicional que la planta suministre en virtud de los compromisos adquiridos con el CSN.
En concreto, la dirección de Seguridad Nuclear ha detallado que en la actualidad la unidad I de Almaraz está parada por recarga y tiene "operables" las dos bombas del sistema de agua de servicios esenciales --donde los técnicos detectaron un "problema de mantenimiento"--. De este modo, ha afirmado en el pleno que "no presentan ninguna incertidumbre respecto de su operabilidad".
En cuanto a la unidad II, ha señalado que dispone de dos bombas que están operables y que, también está alineada a esta unidad una bomba común que los dos reactores tienen de reserva.
Según esto, la situación descrita se ve "reforzada" por la restricción operativa adicional establecida por el titular, para aplicar acciones "más restrictivas" que las que contemplan sus Especificaciones Técnicas de Funcionamiento (ETF) de modo que en caso de que una de las cinco bombas falle, ambas unidades del reactor se deberán parar de forma segura.
Igualmente, ha defendido en el pleno que el titular ha realizado las "actuaciones necesarias" para obtener una garantía de "expectativa razonable de operabilidad". "Esa garantía se considera suficiente, aunque está limitada por el hecho de no haber determinado hasta la fecha la causa origen del fallo de motor ocurrido en enero", ha apuntado la dirección técnica de seguridad nuclear.
RELATO DE UN FALLO DE UNA BOMBA
Según relata el CSN, esta situación se debe a que el pasado 11 de enero se produjo un fallo del motor de la bomba B del sistema de agua de servicios esenciales de la unidad I de la central nuclear de Almaraz.
A consecuencia de esto, el titular de la central nuclear inició una actividad de seguimiento de este fallo y procedió a abrir un parte de "condición anómala" para las dos bombas (A y B), de la unidad II de la central que en ese momento se encontraba funcionamiento a plena potencia.
Ante esa situación, el titular abrió y extendió la condición anómala a la bomba común de las dos unidades (la central dispone de un total de cinco bombas de este tipo, dos para cada unidad y una quinta común de reserva y que puede ser utilizada para sustituir a cualquiera de las anteriores).
Posteriormente, el día 15 de enero el titular de la central extendió la condición anómala a todas (las cinco bombas del sistema de agua de servicios esenciales) y no identificó la causa del fallo.
Por ello, el Consejo de Seguridad Nuclear inició una inspección reactiva, que se realizó el 22 de enero, para identificar y recopilar información adicional sobre este suceso y para descartar que pudiera existir una causa de fallo común en todas las bombas, así como conocer el mantenimiento de los motores de las bombas, cojinetes, así como para determinar la idoneidad de las acciones compensatorias.