Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cardenal Cañizares define a Juan Pablo II y Juan XXIII como "dos grandes colosos de la fe"

El cardenal español Antonio Cañizares, enviado especial del Papa a Panamá para la ceremonia de clausura del año jubilar por el quinto centenario de la primera diócesis en tierra firme en América, ha definido a Juan Pablo II y Juan XXIII, que serán canonizados este domingo por el Papa Francisco en la Plaza de San Pedro del Vaticano, como "dos grandes colosos de la fe" en los que se observa la "pasión por el hombre, la defensa de la dignidad de la persona, la búsqueda de la unidad".
Concretamente, de Juan Pablo II ha recordado cuando viajó por primera vez a España en plena transición, en 1982, y su visita supuso "una revitalización en una sociedad que caminaba a pasos agigantados hacia la secularización". "El Papa vino a recordarnos que el servicio de la fe es el primero que la Iglesia debe ofrecer a la sociedad", ha subrayado en una entrevista a la COPE recogida por Europa Press.
Por otro lado, de Juan XXIII ha remarcado que con el Concilio Vaticano II produjo "la gran renovación de la Iglesia" haciendo "una llamada al mundo entero a la paz". Tampoco se pueden olvidar, según ha precisado, sus encíclicas 'Pacem in Terris' y 'Mater et Magistra', "una llamada a una doctrina social de la Iglesia que responde a los tiempos nuevos".
Para Cañizares, ambos Papas se movieron por un mismo impulso: "que la Iglesia esté presente en el mundo para decir a los hombres que verdaderamente son queridos por Dios y que hay un futuro para esta humanidad", una humanidad que, según ha precisado, en tiempos de Juan XXIII estaba bajo la guerra fría, bajo situaciones "muy difíciles", y en tiempos de Juan Pablo II, en la época posterior al Concilio.
"Era un Papa que venía del Este, ¡Y hay que ver la que armó el Papa Juan Pablo II! Cambió completamente el panorama mundial, precisamente por lo que hizo y lo que hacía ya como arzobispo de Cracovia, que era defender y poner en el centro la persona", ha subrayado.
No obstante, ha puntualizado que "no" fue un Papa político sino "muy consecuente con aquello que anunciaba". Concretamente, ha recordado el día en que Juan Pablo II consagró la catedral de la Almudena en Madrid, y dijo que "no se puede encerrar a la Iglesia dentro de sus propios muros". Con esto, según ha indicado Cañizares, "quiere decir que la fe tiene unas consecuencias humanas, sociales, políticas, culturales".
"Cuando él inició su pontificado y dijo 'abrid de par en par las puertas a Cristo', abre las puertas de la cultura, abre las puertas de la política, etcétera, porque cuando se acepta el Evangelio el mundo cambia", ha afirmado.
Sobre la canonización, el cardenal español se ha mostrado convencido de que habrá muchísimos peregrinos aunque no sabe si dos millones pues esa es "casi la población de Roma". En cualquier caso, ha asegurado que desde Semana Santa, en las calles de la ciudad se nota una afluencia mucho mayor que otros años ante la doble canonización.
Acerca de la rapidez del proceso de canonización de Juan Pablo II, Cañizares ha indicado que no cree que haya sido demasiado rápido pues ya el mismo día de su funeral el pueblo decía 'Santo Súbito'. "Es el Papa de la Misericordia, de la Esperanza, de la Nueva Evangelización, de la Paz. Eso lo necesitamos en estos momentos casi más que en el momento en que él vivió", ha apuntado.
Asimismo, ha señalado que espera que no tarde en producirse la beatificación del Papa Pablo VI, al que ha definido como "el Papa de la fe que arraiga, en unos momentos muy difíciles, la fe del pueblo cristiano y que además ofrece a todos los hombres una vía por donde debe caminar el progreso de los pueblos".
BENEDICTO XVI "MUY LÚCIDO"
También se ha referido al Papa Emérito Benedicto XVI, "el Papa del Amor, de la Caridad", al que visitó unos días antes de Semana Santa y ha afirmado que le encontró "muy lúcido".
"Lo encontré muy bien, muy lúcido, con ese quedarse en lo sustancial y en lo fundamental y abrir la mirada hacia un futuro que tiene que pasar por la familia, por la recuperación del sentido del sacerdocio en la Iglesia, que tiene que pasar por la Eucaristía como centro y fundamento de la Iglesia para que haya una nueva evangelización", ha explicado.
Cañizares ha asegurado que encontró al Papa Emérito "con una cercanía muy grande a España, a la que él quería y quiere muy entrañablemente" y que no ha perdido su "cercanía, bondad, sentido de acogida" sino que, por el contrario, "se ha intensificado".
El cardenal considera esta visita como "un verdadero regalo". "Yo le decía: 'ha sido un regalo del cielo'. Y él me contestaba: 'también para mí'".
FRANCISCO DEBE "ARMARLA" EN ÁVILA
Por otra parte, sobre el V centenario del nacimiento de Santa Teresa que se celebra en 2015, Cañizares ha indicado que tiene "la firme confianza en que el Papa viajará a España" porque "si el Papa Juan Pablo II la armó viniendo desde Polonia, el Papa Francisco debe armarla viniendo desde América".