Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carencias de EE.UU. y la corrupción en México facilitan el tráfico de armas, dice la GAO

No hay datos exactos sobre cuántas armas fluyen a México cada año pero se calcula que el 87 por ciento de las armas decomisadas en México y que fueron rastreadas en los últimos cinco años proviene de EE.UU. EFE/Archivotelecinco.es
La ausencia de una estrategia "integral" en EE.UU. contra el flujo de armas hacia el sur y la corrupción en algunas entidades de México entorpecen la lucha contra ese negocio delictivo, según un informe divulgado hoy por la Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO).
El análisis, al que tuvo acceso Efe antes de su divulgación oficial, es el primero que realiza la GAO sobre este tema y enumera las trabas y deficiencias que afrontan las autoridades de EEUU para combatir el trasiego ilegal de potentes armas de fuego en la frontera común.
"El Gobierno de EE.UU. carece de una estrategia para responder al tráfico de armas hacia México. Agencias individuales de EEUU han asumido una variedad de actividades y proyectos...pero no conforman una estrategia gubernamental integral para responder al problema", advirtió el informe de unas 80 páginas.
Para el demócrata Eliot Engel, que preside un subcomité de la Cámara de Representantes y que encargó el informe, "la disponibilidad de las armas que fluyen ilegalmente a México ha armado y envalentonado a un elemento criminal peligroso en México y ha facilitado el trabajo de los carteles de la droga".
"Simplemente es inaceptable que EEUU no sólo consume la mayoría de las drogas que vienen de México sino que arma a los mismos carteles que contribuyen a la violencia diaria que está devastando a México", se quejó Engel.
Según la GAO, que es el brazo investigador del Congreso, no está claro si una nueva estrategia antinarcóticos que elabora el Gobierno para la región fronteriza podrá corregir los problemas delineados en el documento.
La GAO señaló entre esos problemas algunas cláusulas de leyes federales que restringen el acopio y diseminación de datos sobre la venta de armas y la falta de revisión de antecedentes en las ventas privadas.
Además, la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF) del Departamento de Justicia y la de Inmigración y Aduanas (ICE), del Departamento de Seguridad Nacional, carecen de buena coordinación policial debido en parte a que no tienen "guías y responsabilidades claras".
Esas dos agencias operan en el marco de un acuerdo desfasado y, en términos generales, "tampoco recaban, analizan y diseminan de forma sistemática", los datos que servirían para formular y evaluar esfuerzos para combatir el contrabando de armas, dijo la GAO.
Asimismo, el informe, que será divulgado durante una audiencia del subcomité de Asuntos del Hemisferio Occidental, destaca los problemas que tiene México para combatir el problema.
El informe dijo que la asistencia de EEUU se ha topado en México con problemas como el uso limitado del sistema de rastreo electrónico de armas de ATF y "la corrupción en algunas entidades gubernamentales".
Aunque las autoridades federales mexicanas están poniendo en marcha medidas contra la corrupción, "los funcionarios gubernamentales reconocen que la aplicación plena de estas reformas tomarán un tiempo considerable y podrían pasar años" para que tengan un impacto.
No hay datos exactos sobre cuántas armas fluyen a México cada año pero se calcula que el 87 por ciento de las armas decomisadas en México y que fueron rastreadas en los últimos cinco años -poco más de 20.000- proviene de EE.UU.
De éstas, cerca del 68 por ciento son de fabricación estadounidense y cerca del 19 por ciento son de terceros países importadas en EE.UU. y posteriormente trasladadas a México.
La audiencia del subcomité se produce en unos momentos en que el Congreso estudia una ley de gastos de defensa suplementarios para el año fiscal 2009 que incluye fondos para la lucha antidrogas en México y Centroamérica.
También se realiza mientras crecen los temores de que la "narcoviolencia" en México -que se ha cobrado la vida de unas 1.500 personas en el primer trimestre de 2009, y de más de 10.000 desde 2006- pueda extenderse a territorio estadounidense.