Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cáritas desarrolló en 2015 más de un centenar de proyectos para niños y mayores vulnerables con los fondos del IRPF

Cáritas puso en marcha durante el año 2015 más de 100 proyectos sociales por un valor de 5 millones de euros para apoyar a mayores y niños en situación de vulnerabilidad con los fondos recaudados de las casillas de la Iglesia y de Otros Fines Sociales de la Declaración de la Renta.
Las personas mayores con menos recursos y los menores que viven en entornos familiares especialmente golpeados por las condiciones de precariedad son dos de los grupos sociales a los que la labor social de la Iglesia presta una atención preferencial y a los que las Caritas diocesanas y parroquiales destinan mayor volumen de recursos. Para ellas, es "vital" el apoyo de los fondos del IRPF.
Concretamente, en 2015 Cáritas desarrolló 49 proyectos para mayores a los que destinó unos 3,8 millones de euros procedentes de las casillas de la Declaración de la Renta. Dos ejemplos de acompañamiento a estas personas son el proyecto 'Alcordanza' de Cáritas Oviedo o el centro gerontológico 'El Buen Samaritano' de Cáritas Málaga.
En el caso de Oviedo, se trata de un programa de atención integral para personas mayores en su propio hogar, con el que se ofrecen servicios de apoyo a domicilio y de refuerzo del papel de los cuidadores y las familias. En 2015, este proyecto, a través del cual se atiende a 650 mayores, contó con una subvención de 30.000 euros procedentes del IRPF.
Este programa de la Cáritas asturiana es un recurso social especialmente importante en las zonas rurales, donde el servicio de ayuda a domicilio es decisivo para que las personas mayores puedan seguir viviendo en sus domicilios.
En el caso de la residencia 'El Buen Samaritano' de Cáritas Málaga, que contó el año pasado con un fondo de 78.000 euros procedentes del IRPF, su actividad se centra de forma prioritaria en la atención específica e integral a las personas mayores con demencia y en situación de gran dependencia. Este centro, que abrió sus puertas en 1994, atiende a un total de 120 personas.
Por otro lado, Cáritas destinó 1,2 millones de euros para 53 proyectos de infancia, entre los que destacan el programa de Cáritas Diocesana de Girona, en el que participan cerca de 1.200 menores y que presta especial atención a la prevención y atención de la infancia en riesgo de exclusión social en el ámbito educativo y socio-sanitario.
Con motico de la campaña de la Declaración de la Renta, Cáritas ha lanzado el lema 'Mejor2' para animar a los contribuyentes a marcar de forma simultánea las dos casillas, la de la Iglesia y la de Otros Fines Sociales, ya que, según recuerdan, no tiene coste añadido y duplica la ayuda. Actualmente, el 30% de los contribuyentes no marca ninguna casilla solidaria.