Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cáritas pide poner a los "expulsados del bienestar" en el centro del debate político

Cáritas Española pide a los partidos políticos, para los que se abre un nuevo periodo de negociaciones para formar gobierno, que los "expulsados del bienestar", aquellos que viven en la pobreza, los desempleados, los jóvenes y los migrantes, sean "la médula" de sus políticas sociales.
"Aspiramos a que todos aquellos expulsados del bienestar sean la médula de las políticas sociales y de un nuevo modelo de economía social inspirada por la solidaridad y la sostenibilidad. Que los últimos sean los primeros tanto en las políticas como en las preocupaciones ciudadanas", reclaman.
Así lo indican en la declaración final de la LXXIII Asamblea General de Cáritas Española, que se ha celebrado los días 24 y 25 de junio en El Escorial, y a la que han asistido más de 150 directores y delegados episcopales de las 70 Cáritas Diocesanas de todo el país.
Ante la "complejidad e incertidumbre que se vive en el ámbito político y social", Cáritas muestra su compromiso con los más empobrecidos de la sociedad y subraya la necesidad de "seguir demandando la centralidad de la persona y el bien común como horizonte político".
Según advierten, se está produciendo "un proceso de vaciamiento de lo humano que relativiza la inviolable dignidad de las personas para convertirlas en un mero producto". Además, alertan de que la crisis "ha erosionado la cohesión social" y está provocando "un abandono profundo y atroz de los derechos humanos de millones de personas". "Es una crisis económica con profundas raíces morales, que trasluce también una radical fractura de sentido y de referentes", apuntan.
También apuestan por dar preferencia a las personas migrantes y refugiadas "que, desde los países del Sur, las fronteras europeas o los propios barrios, siguen experimentando los efectos de ese escandaloso proceso de descarte de lo humano"; a los hogares que sufren exclusión severa; a los trabajadores víctimas de la precariedad laboral y a los jóvenes sin perspectivas de futuro.
La Asamblea ha sido presidida por el obispo de Sigüenza-Guadalajara y responsable de Cáritas en el seno de Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Atilano Rodríguez, y por el presidente de Cáritas Española, Rafael del Río.
A lo largo de las dos jornadas, junto a la presentación del informe general por parte del secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, se abordaron temas estatutarios, como la aprobación del presupuesto para el próximo ejercicio.