Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Carmelitas Descalzos hacen un llamamiento mundial para recuperar todos los manuscritos de Santa Teresa de Jesús

La Orden de los Carmelitas Descalzos han lanzado un llamamiento mundial para localizar los manuscritos perdidos de Santa Teresa de Jesús con el objetivo de completar la catalogación de sus autógrafos, con motivo de la celebración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús que se celebrará en 2015.
El llamamiento mundial de la orden está dirigido principalmente a centros religiosos, monasterios, templos, archivos, bibliotecas pero también a particulares de todo el mundo que puedan ayudar a completar "el mayor mapa de una de las figuras más apasionantes de la religiosidad y la literatura del siglo XVI", según apunta la Orden.
Concretamente, ha señalado que la recopilación de todos esos textos de los que se tiene un conocimiento sesgado o que están totalmente desaparecidos puede ser "una de las mayores aportaciones" al conocimiento de la figura de la religiosa abulense y al estudio de la literatura del Siglo de Oro".
El proyecto está encabezado por el padre Tomás Álvarez, miembro de la comunidad carmelita de Burgos que ha señalado que lograr un catálogo lo más aproximado posible de todas las páginas teresianas cuatro siglos después será "una buena aportación al patrimonio cultural y, más especialmente, a la cultura espiritual cristiana".
Las 1.300 páginas autógrafas de Santa Teresa de Jesús que se conservan en la actualidad son, según el cálculo de los expertos, apenas la mitad de la producción manuscrita de la mística abulense.
En este sentido, Álvarez ha explicado que esta dispersión se debe sobre todo a la existencia en el siglo XVII de una forma de "extraña religiosidad popular" que llevó a considerar reliquias de la santa sus manuscritos, motivo por el que muchas de las páginas fueron troceadas y repartidas en relicarios presumiblemente distribuidos por todo el mundo.