Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Católico iraquí pide "acciones concretas" de Occidente ante la "última advertencia" del EI a los cristianos

El católico caldeo iraquí Raad Salam Naaman, nacido cerca de Mosul, profesor universitario y doctor en Filología Árabe y Estudios Islámicos, refugiado político en España desde 1991 y nacionalizado español en 1999, ha pedido oraciones y "acciones concretas" a Occidente ante la "última advertencia" que el Estado Islámico (EI) ha hecho a los cristianos para que salgan del país inmediatamente.
Durante la inauguración en Madrid del ciclo de conferencias de la Fundación Tierra Santa, Salam ha indicado que todos los cristianos están recibiendo una carta en la que el Califato "les lanza una 'última advertencia' para que salgan del país inmediatamente".
En el acto, ha hecho un repaso por su biografía y ha recordado las "detenciones por denuncias de radicales islámicos, palizas", su participación obligatoria como servicio militar en las guerras con Irán y del Golfo, el asesinato de hasta 25 personas de su familia y de varios amigos y un atentado en 1990 en el que murió su primo al interponerse entre él y los disparos.
Además, ha relatado que su padre fue asesinado tras la caída de Sadam Hussein y la implantación del actual régimen chií. "Todos los cristianos de Irak tienen una historia similar a la mía o peor", ha puntualizado.
Raad Salam ha explicado que los cristianos son "los habitantes originales de Irak, descendientes de los antiguos mesopotámicos, sirios y caldeos" y que "los musulmanes llegaron en el año 637, cuando el califa Omar conquistó Persia", momento a partir del cual "se recrudeció la persecución".
Salam se ha referido a la cadena de "atentados, asesinatos, iglesias quemadas y secuestros" que se han producido desde 2003, "tolerados por el nuevo régimen", y al comienzo de las huidas a zona kurda.
Además, ha acudido a la definición de la Real Academia para apuntar que "lo que está pasando en Irak es un genocidio en toda regla", no sólo sobre las personas, sino sobre la civilización y la cultura pues "cuando el Estado Islámico entró en Mosul, destruyeron en torno a mil o mil quinientos manuscritos antiguos".
"Estado Islámico está cortándole el cuello a los hombres, explotando sexualmente a las mujeres, esclavizando niños y vendiéndolos en los países del Golfo", ha señalado.
Por ello, ha pedido a los cristianos occidentales que recen por los cristianos iraquíes pero ha subrayado que "no sólo hacen falta oraciones, también acciones concretas", entre las que ha señalado: ayuda económica para los refugiados y dar a conocer la verdad. "Que sientan que están acompañados, que lo que les está pasando no cae en el olvido", ha añadido.