Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Católicos, musulmanes, judíos y evangélicos se unen para denunciar las ofensas a los sentimientos religiosos

Los representantes de las confesiones religiosas que tienen firmados acuerdos con el Estado Español, es decir, católicos, musulmanes, judíos y evangélicos han firmado un comunicado conjunto para denunciar públicamente las ofensas contra los sentimientos religiosos, haciendo referencia esplícita a la versión sexual del Padrenuestro recitada por la poetisa Dolors Miquel durante los Premios Ciudad de Barcelona.
"La entrega de premios Ciudad de Barcelona de este año, con una pretendida finalidad poética, ofreció a los asistentes una recitación que, más allá de la provocación y el mal gusto, incurre en ofensas gratuitas a los sentimientos religiosos de diversas comunidades de creyentes de nuestro país. Este es un triste episodio más, que se une a otros también ofensivos para los creyentes, y que reclaman nuestra denuncia pública", declaran.
Los firmantes de este comunicado son el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo; el presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), Riay Tatary; el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), Isaac Querub; y el secretario ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), Mariano Blázquez.
Todos ellos se han unido para transmitir un mensaje de "respeto" a todos los creyentes de toda confesión, y de "rechazo a las ofensas públicas contra los sentimientos religiosos" de los "convecinos", para una convivencia "respetuosa y hermanada".
Además, recuerdan que en España, los sentimientos religiosos gozan de protección, a la par que se garantiza la libertad de expresión "con el límite constitucional del respeto a los demás derechos y libertades, como es la libertad religiosa".
"Las diversas comunidades religiosas de nuestro país trabajamos por la convivencia armoniosa y productiva entre conciudadanos de toda convicción, ejerciendo plenamente su derecho a la libertad de expresión sin herir los sentimientos de los demás", subrayan.