Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cemex reivindica el uso de hormigón en las carreteras valencianas para ahorrar un 80% en los costes de conservación

La empresa Cemex, junto al Instituto Español de Cementos y sus Aplicaciones (IECA Levante), ha reivindicado la necesidad de impulsar el uso de las soluciones que el cemento y el hormigón ofrecen a las infraestructuras de transporte por carretera como método de ahorro, de hasta un 80 por ciento frente a otros materiales como el asfalto, según ha indicado la empresa en un comunicado.
Con motivo del anuncio del Ministerio de Fomento de reducir un 20 por ciento el presupuesto para mantenimiento de carreteras durante 2012, Cemex e IECA Levante han reclamado la necesidad de invertir en carreteras "pensando en el futuro" con materiales duraderos, resistentes, sostenibles y económicos.
En este sentido, el uso de hormigón en los pavimentos de las carreteras con tráfico pesado, como camiones y vehículos de gran tonelaje, suponen un ahorro a largo plazo del 80 por ciento del gasto en mantenimiento, garantizando una vida superior a los 30 años.
De hecho, en España existen firmes de hormigón que han superado holgadamente esta durabilidad, tanto en autovías y autopistas como en viales de núcleos urbanos. Según señala el director comercial de Cemex en la Comunidad Valenciana, Antonio Jiménez, ha comentado que en el primero de los casos se puede citar como ejemplos la Y asturiana y la autopista de peaje Sevilla-Cádiz, construidas a principios de los 70 y que hoy en día se encuentran todavía en servicio siendo "muy reducidos" sus costes de conservación. "En nuestra Comunidad podemos hablar del tramo Ondara-Xeresa de la AP-7 construido a principios de los 80", ha apuntado.
Según Cemex las carreteras de hormigón son "más duraderas, más seguras y sus costes de mantenimiento son más bajos" que los de otras soluciones convencionales, pudiendo ser incluso, en muchos casos, "competitivos" desde el punto de vista de sus costes de construcción. Además, con esta técnica es posible rehabilitar carreteras convencionales. Por ello, según destaca Jiménez, "son una alternativa real en tiempos de crisis para mantener la seguridad de los más de 4.000 kilómetros de viales secundarios construidos en la Comunitat".
De hecho, así lo certifican estudios internacionales como el elaborado por la Asociación Mundial de la Carretera (AIPCR) que destaca las cualidades de durabilidad y seguridad en los viales de hormigón. En la actualidad países como EE.UU, Brasil, Argentina, México, Guatemala, El Salvador, Alemania, Austria y Bélgica son las regiones que utilizan de manera más frecuente esta solución para sus carreteras.
En el caso de los túneles, el uso de pavimento de hormigón proporciona mayor seguridad a los transportistas y usuarios y a los equipos de emergencias, ya que en caso de accidente con incendio no arden ni se desprenden sustancias tóxicas.
PAVIMENTOS DE CEMENTO TAMBIÉN EN LA CIUDAD
En la ciudad de Valencia, se han restaurado recientemente con hormigón las calzadas de paradas de autobús en Blasco Ibáñez, las grandes vías y la avenida Aragón. Además, hace varios años se reparó parte de la calzada de las paradas de autobús en la Plaza del Ayuntamiento "y se han convertido en el mejor ejemplo de la viabilidad de esta técnica en la ciudad de Valencia", ha señalado Jiménez.
Las ventajas del cemento en estos casos son "muchas". Al frenar y al arrancar el suelo no se desgasta, las ruedas sufren menos, se ahorra carburante y el coste de su mantenimiento es casi nulo. Además, el cemento ofrece mayor grado de habitabilidad en zonas calurosas, lo que convierte a este tipo de pavimento en una solución sostenible no sólo en el ámbito ambiental, sino también económico y social.