Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerca de 1.400 niños asistieron al aula del Hospital Materno-Infantil durante el pasado curso escolar

Un total de 1.364 niños asistió a las clases del aula de enseñanza compensatoria del Hospital Materno-Infantil del Complejo Hospitalario de Jaén durante el pasado curso escolar 2013-2014, mientras permanecían ingresados en el área de Pediatría del centro o durante su asistencia a consultas y revisiones médicas.
Estos menores recibieron enseñanzas compensatorias según el nivel educativo de cada uno, además que disfrutaron de numerosas fiestas y realizaron distintas actividades culturales, recreativas y lúdicas, que se repetirán durante el ejercicio académico que comienza el próximo mes de septiembre, según ha informado este miércoles el Complejo.
La profesora Concepción Rodríguez impartió durante el último curso conocimientos del nivel educativo de Primaria a 793 pacientes infantiles, mientras que 318 lo hicieron de Infantil y 253 de Secundaria, tanto en el aula hospitalaria como en sus propias habitaciones a los que debían permanecer en cama por prescripción médica.
Los niños ingresados y sus familiares participaron también en el Hospital Materno-Infantil de distintas fiestas y actividades organizadas por el Complejo Hospitalario de Jaén, como las de Navidad, Reyes Magos, Carnaval o la celebración de los Días de la Paz, del Niño, de Andalucía, del Libro o del Medioambiente, donde llevaron a cabo concursos y presenciaron espectáculos, como las actuaciones del mago Migue, de la Fundación Abracadabra, que los visita todos los meses.
La atención educativa de los menores ingresados en los centros sanitarios es una de las medidas contempladas en el Decreto de Atención Integral al Niño Hospitalizado, que establece el derecho que tienen a recibir una atención adaptada a sus características y necesidades.
Los niños disfrutan de espacios educativos y lúdicos propios dentro de las plantas de hospitalización infantil de los centros sanitarios públicos andaluces, donde pueden tener acompañamiento familiar durante las 24 horas del día. Uno de los aspectos más cuidados es proporcionarles áreas de ingreso, urgencias y consultas específicas, de manera que no compartan espacios sanitarios con los adultos. La decoración y el equipamiento de estas zonas se orientan para hacerles más agradable su estancia en un entorno agradable y acogedor.