Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco guardias civiles y cinco inmigrantes, heridos en el intento de salto de la valla

Cerca de 200 inmigrantes subsaharianos han intentado saltar la valla de Melilla por dos puntos diferentes del perímetro, según fuentes policiales consultadas. Unos 80 inmigrantes de los más de 100 que se encontraban encaramados varias horas en la doble valla han desistido y han aceptado descender de la alambrada para ser entregados a las fuerzas de seguridad marroquíes, mientras otros 20 persisten en su empeño. Tres han logrado su objetivo y han entrado en la ciudad. Como consecuencia de los incidentes registrados en el asalto al perímetro fronterizo, cinco guardias civiles y cinco migrantes han resultado heridos de diversa consideración, según informa la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma.

Uno de los inmigrantes que ha bajado y ha podido sortear el control del amplio dispositivo que ha puesto en marcha la Guardia Civil y salir corriendo en dirección al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).
En concreto, los cinco agentes del Instituto Armado han necesitado asistencia médica por heridas, cortes y contusiones de diversa consideración. Cuatro han sido dados de alta y otro, un suboficial de la Agrupación de Reserva y Seguridad, ha estado en observación por un traumatismo craneoencefálico resultado de caer de la valla a una altura de cinco metros.
En cuanto a los migrantes, se trata de cinco jóvenes de los que se presume origen subsahariano, que han sufrido heridas y contusiones no graves por caídas desde el vallado, que tiene una altura de seis metros. Tres han sido dados de alta y dos permanecen en el hospital; uno por herida en el muslo, por la que será intervenido en quirófano, y otro en observación ante un traumatismo craneoencefálico.
La Delegación del Gobierno describe este suceso como uno de los más tensos en la zona fronteriza y explica que unas 300 personas han intentado saltar la valla después de una noche de "constante vigilancia que ha mantenido en alerta durante toda la madrugada" a la Guardia Civil, tras detectar grupos de migrantes que se aproximaban a la zona desde el monte Gurugú.
En un comunicado, destaca que "gran parte" de los migrantes han conseguido superar a las fuerzas marroquíes y llegar hasta la valla sirviéndose de "una violencia inusitada, provistos de piedras, palos, cuchillos, ganchos, cuerdas y otros objetos contundentes". Allí, se han servido de "garfios y cuerdas" para trepar y "catapultarse" hacia la verja interior.
En total, unos 140 migrantes han acabado encaramados a la valla varias horas, al cabo de las cuales "han ido desistiendo y admitiendo que Marruecos se fuera haciendo cargo de ellos", según la delegación del Gobierno, que incide, no obstante, en "la determinación de los asaltantes, que una vez encaramados siguieron mostrando su intención de entrar en territorio nacional a toda costa, sin dudar en enfrentarse a las fuerzas de seguridad".
La nota oficial explica que los migrantes encaramados a la valla se encontraban "en abierta actitud de violencia y hostilidad contra los agentes de la Guardia Civil, a los que lanzan parte de las ropas que vestían tras rociarlas previamente con gasolina y prenderlas fuego" e incide en que "los forcejeos con los guardias han adquirido una violencia extrema".
"Sirva como ejemplo el intento de tirar a uno de ellos desde lo alto de la valla, lo que finalmente han conseguido provocando que cayera desde una altura de casi 5 metros", dice la delegación, en relación al suboficial de la Agrupación de Reserva y Seguridad que tuvo que ser trasladado al Hospital Comarcal, con traumatismo craneoencefálico.
Tres personas entran en Melilla
Al final, tres personas han logrado rebasar el dispositivo y adentrarse en Melilla. "Contra ellos, la Guardia Civil ejercerá acciones judiciales por atentado y resistencia a la autoridad", dice el departamento que dirige Abdelmalik El Barkani
También indica incidentes en el lado marroquí y asegura que "en las labores de cooperación por parte de las fuerzas de seguridad del vecino país, un grupo de inmigrantes han rodeado a un agente marroquí y lo han golpeado con enseñamiento". "Posteriormente se ha constatado que también había sido agredido con un arma blanca", asegura.
Asimismo, la delegación informa de "graves daños en la valla, que en un amplio tramo superior ha quedado destrozada y parcialmente derrumbada".
Por último, destaca "la enorme colaboración de Cruz Roja, que ha permitido facilitar la atención inmediata sanitaria a pie de valla".

Los máximos responsables de la Guardia Civil en Melilla, el Coronel-Jefe de la Comandancia Ambrosio Martín Villaseñor y el Comandante Arturo Ortega Navas, que se encuentran en la actualidad imputados en sendos procesos judiciales acusados de "devoluciones en caliente" después de ser denunciados por ONG, han estado dirigiendo a pie de valla el dispositivo policial.
El operativo ha frenado este quinto intento de salto de la valla de Melilla en un mes y el segundo en sólo 24 horas. El martes, diez lograron entrar en la Ciudad Autónoma.