Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ceuta declara un foco de rabia que limitará la salida de mascotas de la ciudad durante 6 meses

El consejero de Sanidad del Gobierno de Ceuta, Abdelhakim Abdeselam (PP), ha hecho oficial este miércoles en una edición extraordinaria del Boletín Oficial de la Ciudad Autónoma (BOCCE) la declaración de un foco de rabia que exigirá a los propietarios de animales de compañía llevarlos en todos los casos con correa y bozal por la vía pública y solicitar "autorización previa" de los Servicios Veterinarios para llevar a sus mascotas a la Península.
Según establecen los dos Decretos publicados, que entraron en vigor este martes y no se derogarán como mínimo hasta dentro de seis meses, la Administración local activará una campaña extraordinaria y obligatoria de vacunación en perros, gatos, hurones, primates y équidos hasta el 30 de septiembre.
En paralelo, se "intensificará" el control de animales en el perímetro fronterizo con Marruecos y los controles documentales en el puerto. Durante el próximo semestre, los Servicios de Recogida de animales reforzarán la vigilancia y control de animales vagabundos.
Todos los perros que sean capturados y no estén identificados con el correspondiente microchip serán sacrificados tras 21 de observación. La misma suerte correrán los que sí los tengan pero cuyos dueños no aparezcan durante el mismo periodo (si lo hacen deberán permanecer en cuarentena) y todo gato callejero "agresor" que sea detectado.
El Ejecutivo local también ha decretado la suspensión cautelar de cualquier certamen, concurso u otra actividad cinegética "que suponga la suelta y/o concentración de animales susceptibles a la rabia".
El laboratorio de referencia confirmó el pasado 1 de agosto a las autoridades ceutíes que un perro vagabundo recogido en la calle varios días atrás era portador de la rabia. "Con el tratamiento adecuado, una mordedura de un animal con esta enfermedad apenas tiene más consecuencias que los propios daños del mordisco pero no se puede esperar a que aparezca un síntoma porque seguramente ya será tarde", ha advertido Sanidad a través de un comunicado de prensa en el que ha conminado a todos los ciudadanos que hayan sido arañados o mordidos por un animal a presentarse "urgentemente" en cualquier centro sanitario.