Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La viguesa Charlotte Goiar pide al juez que ordene al Sergas rematar su cambio de sexo y darle atención psicológica

La viguesa de 43 años Charlotte Goiar ha presentado ante el Juzgado de lo Social número uno de Vigo, que fue el que ordenó al Sergas que procediese a hacerle la cirugía de reasignación de sexo, un escrito para que ahora exija al Sergas "que dé cumplimiento a la sentencia en todos sus términos" y proceda a la cirugía pendiente, así como a facilitarle asistencia psicológica.
Tal y como consta en el escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, la viguesa solicita volver a ser derivada "a la mayor brevedad" a la Clínica Iván Mañero de Barcelona donde fue sometida a la cirugía de reasignación de sexo en enero de 2015, para que realice la cirugía de estructuración genital que queda pendiente.
Asimismo, reclama que el mismo cirujano digestivo, "con experiencia en el caso y que ya cerró otras fístulas en una ocasión anterior", lleve a cabo la reparación de una fístula que tiene. Sobre ello, ha explicado que se niega "rotundamente" a ser operada por otro profesional "dada la altísima especialización de la cirugía y la zona afectada".
Igualmente, la abogada que la representa ha denunciado en el escrito remitido al juez que Charlotte se encuentra bajo tratamiento psiquiátrico, pero en realidad "no lo recibe desde hace seis meses", y por ello insta a que reciba dicha asistencia psicológica de forma "urgente". "Me tienen abandonada por completo", ha apostillado Charlotte en declaraciones a Europa Press.
Según ha trasladado la viguesa, que con esta comunicación retoma sus denuncias públicas, esta petición se produce después de varios intentos "infructuosos" de ponerse en contacto con la dirección del Sergas y subdirectores responsables, sobre los que ha dicho que "pasan de todo" y no han mostrado "el más mínimo interés por zanjar el post-operatorio".
UN AÑO DE LUCHA
Charlotte ha explicado que desde que fue intervenida en 2015 sufrió complicaciones post-operatorias por las que tuvo que ser sometida a cinco cirugías y que le obligaron a pasar "todo el año pasado en silla de ruedas entre Vigo y Barcelona, sin apoyo psicológico y malviviendo de una miserable Risga, que ni --le-- alcanza para el material sanitario y ortopédico que --debe-- usar".
Actualmente, ha manifestado que se encuentra con "una profunda depresión, el abdomen abierto, una fístula colovaginal y la zona genital sin finalizar de estructurar". Además, ha añadido que está sometida a tratamiento psiquiátrico permanente, pero no le hacen un seguimiento "psicológico ni psiquiátrico ni control ninguno del mismo por parte del Sergas".
"Sólo pido que el Sergas cumpla la condena en todos sus términos hasta su completa ejecución y pueda salir de este profundo pozo y comenzar a ver la luz y a vivir por primera vez en mi vida", ha pedido la viguesa, que ha reactivado su web www.shb-info.org y ha abierto una cuenta en Twitter bajo su nombre.
ANTECEDENTES
El titular del Juzgado de lo Social número uno de Vigo ordenó en 2014 al Sergas que, "a la mayor brevedad posible", remitiese a la viguesa al Instituto de Cirugía Plástica doctor Iván Mañero de Barcelona, para que realizase su operación de reasignación de sexo, y asumiese todos los gastos que implique la intervención, incluidos los de transporte, estancia y la propia operación.
Esa sentencia daba concreción a la resolución que en febrero de 2012 emitió el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) condenando al Sergas a que realizase la operación de reasignación de sexo de Charlotte.
Como el servicio gallego no realiza este tipo de cirugías, tuvo que derivar a la viguesa a otro hospital, aunque como el escrito judicial no especificaba que tuviera que ser a un centro público o privado, el proceso se dilató en el tiempo.
Desde el primer momento, la viguesa, que sufre una patología de intersexualidad conocida como Síndrome de Harry Benjamin, había solicitado al Sergas ser derivada a este centro privado de Barcelona, ya que es el que siguió su caso en los últimos años y era el único que realizaba la cirugía de cambio de sexo que ella necesita --una colovaginoplastia--.