Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cirujanos corrigen una anomalía facial a una bebé de cuatro meses con la colaboración de un profesor alemán

El Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada ha intervenido a una bebé de cuatro meses de una fisura labiopalatina compleja con la colaboración del profesor y cirujano alemán Alexander Hemprich, procedente del hospital de Leipzig, quien ha compartido sus conocimientos con el equipo de profesionales granadinos.
La intervención, según ha puesto de manifiesto la delegada del Gobierno andaluz en Granada, Sandra García, fue realizada en la jornada de este jueves y retransmitida en directo en el salón de actos del Hospital General, donde cerca de un centenar de sanitarios pudieron "seguir paso por paso este procedimiento quirúrgico que tuvo una duración de en torno a dos horas".
Los cirujanos pediátricos y maxilofaciales efectuaron una técnica para el cierre del labio y la modificación de la inserción de los músculos faciales con el fin de dar funcionalidad a la zona inferior del rostro.
Para el tratamiento integral de menores con este tipo de patologías, en 2006 se creó la unidad multidisciplinar de malformaciones craneofaciales y fisura labiopalatina ya que en el tratamiento de éstas intervienen múltiples especialidades. Se trata de una patología congénita que tiene una incidencia de uno entre 800 recién nacidos.
En Granada se detectan entre 50 y 60 casos nuevos anuales, siendo el hospital granadino referente para Jaén, Almería, Ceuta y Melilla. Esta unidad ha atendido a más de 400 menores con algún tipo de alteración en cráneo o cara.
En concreto, el equipo ha realizado más de mil actuaciones de ortopedia prequirúrgica y moldeamiento nasoalveolar, y posterior tratamiento de ortodoncia en niños que nacen con fisura de labio y paladar.
El objetivo de estos tratamientos es reparar el defecto de nacimiento, además de lograr la normalidad del habla, lenguaje, audición y armonía facial para optimizar así el desarrollo psicosocial del niño y la familia.
Por ello las especialidades implicadas en el tratamiento de estos pacientes son Cirugía Pediátrica, Cirugía Maxilofacial, Cirugía Plástica, Otorrinolaringología, Rehabilitación, Logopedia, Pediatría, Psicología y Genética.