Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En Colombia hallan un cuerpo que podría ser el de un bebé secuestrado

"El reporte horrendo y triste es que se encontró el niño, pero se encontró sin vida", dijo a periodistas el fiscal general de Colombia, Mario Iguarán. EFE/Archivotelecinco.es
Las autoridades colombianas hallaron hoy el cuerpo de un bebé de pocos días de nacido, que podría ser el de un menor secuestrado la semana pasada en la población de Piedecuesta, departamento de Santander (noreste del país).
"El reporte horrendo y triste es que se encontró el niño, pero se encontró sin vida", dijo a periodistas el fiscal general de Colombia, Mario Iguarán.
Según radio Caracol, el fiscal Iguarán recibió un informe preliminar del caso y no descartó que detrás de la muerte del niño esté involucrada su propia madre.
La información le fue entregada pocos minutos después de que la plenaria del Senado aprobara en último debate el referendo que establece la cadena perpetua para asesinos y violadores de niños menores de 14 años.
El director de los Grupos de Acción Unificada por la Libertad Personal (Gaula), general Luis Alberto Pérez, precisó en conferencia de prensa que el cuerpo del pequeño estaba en la vía que de Bucaramanga lleva a San Gil, ambas en el departamento de Santander.
"Estamos pendientes de la confirmación de si se trata del menor secuestrado", y aclaro que de momento no hay personas capturadas por el hecho y que el bebé estaba envuelto en una bolsa, dijo Pérez.
El pequeño, al parecer, habría sido secuestrado por al menos tres desconocidos que en esa oportunidad también se llevaron a la mamá del niño y luego la abandonaron.
Los padres del menor habían solicitado a los secuestradores que les devolvieran al niño e incluso se hicieron cadenas de oraciones y marchas en las que la población rechazó el secuestro y rogó por su devolución sano y salvo.
El año pasado Colombia se estremeció con el caso de un menor que fue encontrado muerto después de ser secuestrado en la población de Chía, vecina de Bogotá.
Finalmente se descubrió que el padre del niño estaba implicado en el asesinato, por lo cual fue condenado a 60 años de cárcel.