Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Come para no oxidarte

Cítricos:
Naranjas, pomelos, limones... son unos extraordinarios antioxidantes, e incluso, inhibidores de algunos tipos de cáncer, como los de boca o laringe. Las vitaminas presenten en estos alimentos impiden el desarrollo de los radicales libres y diversos estudios han demostrado la relación entre su consumo diario y una baja incidencia en la aparición de cáncer.
 


Plátanos:
Con una combinación de energía, minerales y vitamina se convierte en un producto básico en una dieta equilibrada. El plátano, rico en potasio y magnesio, es beneficioso para el buen funcionamiento de músculos e intestino y ayuda a fortalecer los huesos al tiempo que reduce el colesterol y previene úlceras de estómago.
 
 
Frambuesas:
Es una fruta que aporta una gran cantidad de fibra, por lo que mejora el tránsito intestinal. Además, posee vitamina C, ácido cítrico y elágico, y otros minerales como el potasio, el magnesio y el calcio. Numerosos expertos la recomiendan como preventivo del estreñimiento y el cáncer de colon.
 
 
Manzanas:
Es una fruta rica en azúcares, vitaminas y minerales. Las propiedades dietéticas que le se atribuyen se deben en mayor medida a los elementos fotoquímicos que contiene. Por ello, la manzana tiene propiedades tanto antioxidantes como anticancerígenas.
 
 


Ciruelas pasas:
Las ciruelas frescas sometidas a un proceso de secado constituyen una gran fuente de propiedades antioxidantes. Con más de veinte compuestos es una de las frutas con mayor poder antioxidante. Además, la gran cantidad de potasio que posee contribuye a eliminar los líquidos corporales.
 
 
Kiwis:
Constituye una de las frutas con más contenido en vitamina C lo que provoca la neutralización del daño que producen los radicales libres. Comer esta fruta ayuda a prevenir muchas enfermedades como el cáncer y las alergias y ayuda a controlar la hipertensión.
 
 
Nueces:
Son otro de los alimentos con mayor cantidad de antioxidantes, entre los que se encuentran la vitamina E, los polifenoles y minerales como el selenio o el magnesio. Varios estudios demuestran que las nueces poseen 20,97 unidades de antioxidantes por cada 100 g, veinte veces más que la cantidad presente en las espinacas (0,98), las zanahorias (0,04) o los tomates (0,31). Además,
 


Granadas:
También ayudan a neutralizar los efectos nocivos de los radicales libres, pero además, purifican la sangre, regulan la presión sanguínea, alivian la acidez de estómago, ayudan con la digestión, tonifican el organismo, refuerza el sistema inmune y previenen algunas enfermedades, incluido el cáncer.
 
 
Peras:
Para aumentar los beneficios de este alimento rico en vitaminas y minerales es necesario comerlo con piel. La pera, es gracias a la vitamina C y los flavonoides que contiene, un gran antioxidante que previene de los radicales libres.
 
 
Frutos Rojos:
Sus altas dosis de melatonina poseen un efecto neutralizador en el proceso de oxidación. Por ello, los expertos recomiendan su ingesta diaria para retrasar las enfermedades ocasionadas por el envejecimiento. Además, tienen un gran aporte calórico y alto contenido en vitamina C.