Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comunidad de Madrid defiende el sacrificio de Excalibur ante el "altísimo riesgo de que pudiera estar afectado"

El consejero de Presidencia y Justicia y portavoz de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, ha afirmado este jueves que puede resultar "lamentable" para algunas personas la decisión adoptada de sacrificar a Excalibur, el perro de la auxiliar de enfermería infectada por ébola, pero ha afirmado que los informes técnicos determinaron que había un "altísimo riesgo de que pudiera estar afectado".
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el portavoz ha afirmado que "la decisión puede resultar lamentable", pero "el Gobierno y las autoridades médicas, que son las que tienen que tomar las decisiones" y priorizar la salud pública, y los informes técnicos que manejaban, determinaban que "había altísimo riesgo de que pudiera estar afectado" y la "medida más eficaz era ese sacrificio".
Victoria ha señalado que se solicitó la autorización preceptiva y la decisión que han tomado las autoridades médicas ha tenido como objetivo "preservar la salud pública de los madrileños" para evitar un factor de riesgo de acuerdo con el hecho de la posibilidad de que los animales puedan contagiar el ébola.
Ayer por la tarde, decenas de personas se congregaron a las puertas de la casa de la afectada, Teresa Romero, para evitar que se sacrificara al perro. La tensión llegó hasta tal punto que hubo dos desmayos y una persona resultó herida: se hizo una brecha tras caerse al suelo cuando el furgón blanco que trasladaba al cadáver del perro salía de la casa de Alcorcón.