Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenada por enviar durante casi dos años mensajes y correos amenazantes a su expareja

La Audiencia de Castellón ha confirmado la condena de 100 euros de multa a una mujer por enviar durante cerca de dos años mensajes de móvil y correos electrónicos a su ex compañero sentimental para "molestarle, amenazarles, desprestigiarle y recriminarle el hecho de haberla dejado". Asimismo, también envió mensajes al móvil de su exesposa, al de su jefe y a los de sus amigos de trabajo.
La mujer ha sido condenada como autora de una falta de amenazas, que se produjeron entre los años 2009 y 2011, según consta en el relato de hechos probados de la sentencia recogida por Europa Press. El 28 de octubre de 2011, la procesada fue condenada por el juzgado de Instrucción número 3 de Vinaròs a la citada condena, decisión que recurrió ante la Audiencia Provincial alegando que no había amenazado a nadie.
Así, aunque la acusada reconoce haber enviado los citados mensajes, sostiene que no había intención de molestar, sino de criticar el comportamiento que, a su juicio, había tenido el denunciante. No obstante, según el tribunal, "puede ser que quisiera corregir o criticar a su compañero sentimental por su comportamiento anterior, pero lo hizo mediante el uso de correos electrónicos y mensajes de texto durante más de un año, que claramente lesionaban la dignidad de la persona", de donde se desprende el dolo de molestar.
Igualmente, la recurrente alegaba que también había recibido mensajes de su exnovio, lo que le llevó a interponer una denuncia contra el mismo por coacciones que tramita el Juzgado de Violencia sobre la Mujer. Al respecto, el tribunal apunta que es irrelevante en este proceso si el hombre actuó de modo similar, ya que se trata de otro procedimiento que se resolverá cuando proceda.