Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso debatirá la próxima semana la petición de PSOE de alcanzar un pacto de Estado contra la violencia de género

El Pleno del Congreso de los Diputados debatirá el martes de la próxima semana la proposición no de ley del PSOE que insta al Gobierno a promover un pacto de Estado contra la violencia de género, según ha anunciado su portavoz parlamentaria Soraya Rodríguez.
"Espero que consigamos el objetivo la semana que viene", ha manifestado la socialista, en rueda de prensa en la Cámara Baja, al término de la reunión de la Junta de Portavoces de los martes.
El PSOE registró esta iniciativa a comienzos de abril, coincidiendo con la puesta en marcha de un calendario de reuniones parlamentarias, entre diputados y senadores, para poner en marcha con celeridad un pacto de Estado sobre la materia y buscar más medidas para luchar contra esta lacra, ante al elevado número de víctimas de violencia machista que se están dando en lo que va de año.
Así, insta al Gobierno a impulsar un pacto de Estado contra la violencia de género en el que participen la administración General del Estado, las administraciones autonómicas y locales, la Fiscalía General del Estado, el Consejo General del Poder Judicial, los partidos políticos, los interlocutores sociales y las organizaciones de mujeres y otras organizaciones sociales especializadas, con el fin de promover la aplicación efectiva de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género de 2004.
Para ello, y entre otras medidas, el PSOE quiere que el Gobierno reponga y dote "suficientemente" las partidas presupuestarias para este fin, especialmente los recursos destinados a la prevención y a la asistencia social de las víctimas de violencia de género, dependientes tanto de las comunidades autónomas como de los servicios de proximidad de los ayuntamientos.
UN MENSAJE "CLARO" PARA LOS AGRESORES
Asimismo, solicita que el Ejecutivo adopte en la legislación punitiva las medidas normativas que permitan enviar un "mensaje claro a los agresores" sobre su persecución y sanción.
En su argumentación, el PSOE alerta de que en los diez últimos años ha muerto una mujer cada cinco días a manos de su pareja o ex pareja, al mismo tiempo que en los tres primeros meses de 2014, "23 mujeres han muerto por esta causa".
"Esta violencia criminal, que no cesa, llevó a la aprobación de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género en 2004", ha agregado.
Entre los méritos "fundamentales" de esta Ley Integral, aparte de la consideración de esta violencia como una violencia de género estructural y el carácter integral con el que se aborda su prevención, sanción y máxima asistencia a sus víctimas, apunta a la "intensa labor" que desplegó la sociedad civil y, en especial, las organizaciones de mujeres en su impulso, "que se materializó en un esfuerzo de consenso plasmado en la aprobación de la Ley integral por unanimidad del Parlamento".
"El objeto de esta propuesta es volver a renovar ese gran pacto de Estado contra la violencia de género, tal y como se hizo en el 2004. Y ello, ante la consciencia de que la violencia contra las mujeres, tal y como pone de manifiesto la exposición de motivos de la Ley Integral, es un obstáculo para lograr los objetivos de igualdad, desarrollo y paz y viola y menoscaba el disfrute de los derechos humanos y de la libertades fundamentales", añaden.
NO VALE LA CRISIS
A su juicio, no cabe apelar a la crisis económica y financiera por la que atraviesa España para efectuar recortes presupuestarios que "afectan directamente" a la protección de los derechos fundamentales de las mujeres e inciden en sus derechos básicos de ciudadanía.
Con ello, insiste en que la seguridad de las mujeres, el mantenimiento de una red de servicios y de centros de ayuda en todo el país a las víctimas de este delito, la educación en la igualdad entre hombres y mujeres y en el respeto de los derechos y libertades fundamentales desde la infancia, los avances en la legislación punitiva para la persecución y sanción de estas agresiones, "no pueden quedar supeditadas a un supuesto principio de cumplimiento de objetivos de déficit".
Así, el PSOE resalta que hay que continuar enviando un "claro mensaje" a la sociedad, a la ciudadanía, de "batalla imparable" hasta la erradicación de un fenómeno "violento" que pone de manifiesto situaciones de desigualdad "intolerables" en una sociedad en libertad; "mensajes que también se dirigen a las mujeres víctimas de este delito para que no se sientan solas y rompan el silencio".
Según alertan los socialistas, "no es casual" que el número de denuncias por violencia de género se venga reduciendo año tras año desde 2008, produciéndose en 2013 un 2,8 por ciento menos de denuncias que en el año anterior, 10 menos cada día que en 2012 (según balance de 2013 del Observatorio de la Violencia Doméstica y de Género adscrito al Consejo General del Poder Judicial).
"No es casual, pues, que el porcentaje de mujeres asesinadas, por esta violencia machista que no presentó denuncia se haya incrementado desde 2010, pasando de un 70 % en ese año a un 80 % en 2013. No es casual que las llamadas al 016, teléfono de información y asesoramiento frente a esta violencia, hayan descendido tomando en consideración el año 2008, primer año pleno de funcionamiento de este servicio, y 2013 en un 28,6 %", agrega.
Con todo ello, sentencia que tampoco es casual que en lo que va de año más del 30 por ciento de las mujeres asesinadas que presentaron denuncia posteriormente la retiraron.
"Todos estos motivos exigen nuevamente que nos unamos nuevamente para avanzar en la corrección de un fenómeno violento que nos interpela como país democrático al amenazar los pilares fundamentales de nuestra convivencia", aclara el PSOE.
Finalmente, defiende que este pacto de Estado debería contar con un reflejo institucional en el Congreso de los Diputados, para analizar y supervisar las medidas adoptadas, así como la evaluación periódica de las mismas, con el fin de calibrar la evolución y corrección de este fenómeno violento e impulsar nuevas políticas públicas.