Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejera de Enseñanza de Generalitat catalana critica que la Lomce presupone que "España ya existía en la prehistoria"

La consejera de Enseñanza de la Generalitat catalana, Irene Rigau, ha criticado este jueves que las ciencias sociales que prevé la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) presuponen que "España ya existía en la prehistoria".
En una entrevista de Rac 1 recogida por Europa Press, la consejera ha lamentado tras la Conferencia Sectorial de este miércoles en Madrid que el Gobierno central "quiere dar a los alumnos un sentido de pertenencia a una realidad que ya existía antes del tiempo y evitar adhesiones, estimas y pertenencias a otras realidades".
Ha manifestado que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, quiere que los programas de Primaria reflejen el Estado-nación, "aquella visión de España que ya existía en la época de Atapuerca".
Para Rigau, la única voluntad de la reforma educativa en Primaria es "unificar todos los conceptos de Geografía e Historia", y frenar las identificaciones de la gente en realidades territoriales que no son la España que desean.
Ha reiterado la precipitación en la aplicación de la Lomce a partir del próximo curso, puesto que considera que "un sistema educativo no se puede regular en tres meses", además de deplorar que la ley se hizo sin consenso.
No obstante, ha lanzado un mensaje tranquilizador para las escuelas catalanas al sostener que en septiembre en Primaria "todo funcionará normal", puesto que se continuará trabajando con el modelo de las competencias básicas, se potenciará el gusto por la lectura y se reforzarán las Matemáticas y el Inglés.
Además, ha dicho que no hay ningún país del mundo que el programa de Primaria ocupe más de mil páginas, lo que ha ejemplificado con Francia, "un estado centralista", que tiene un currículo de 33 páginas.