Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo General de Dentistas apoya la propuesta francesa de instaurar las cajetillas de tabaco neutras

El Consejo General de Dentistas de España ha mostrado su apoyo al presidente de la República Francesa, François Hollande y a la Ministra de Salud, Marisol Touraine por la aprobación del "Plan Nacional de reducción del tabaquismo" que incluye, entre otras medidas, la instauración de las cajetillas de tabaco neutras.
El Consejo General de Dentistas quiere poner de manifiesto que tanto las autoridades e instituciones sanitarias, así como las Sociedades Científicas, tienen la responsabilidad de promover las medidas necesarias que permitan mejorar la salud de la población. Por este motivo, el Consejo General de Dentistas expresa su deseo de que las autoridades competentes incorporen también la iniciativa francesa al marco legislativo español.
Con la idea de que las cajetillas de tabaco sean neutras, quieren evitar cualquier reclamos visual, especialmente entre los más jóvenes. De esta forma, los paquetes de tabaco tendrían la misma forma, tamaño, color y tipografía, además de unificar el diseño y prohibir cualquier tipo de publicidad o promociones.
Esta medida está contemplada en el Convenio Marco de Control del Tabaquismo, auspiciado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), firmado por España junto a otros 170 gobiernos y que cuenta también con el respaldo del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT).
Por otro lado, la propuesta francesa también prohibirá el consumo de los cigarrillos electrónicos en espacios donde haya menores, en los medios de transporte públicos y en los centros de trabajo colectivos.
Las marcas de vapeadores tampoco podrían hacer publicidad, con lo que se pretende, evitar que el cigarrillo electrónico se convierta en una puerta de entrada al tabaquismo y que su uso pueda banalizar el tabaco.
En este sentido, tanto la OMS como la CNPT se han manifestado a favor de que los cigarrillos electrónicos queden regulados en todo el mundo de la misma forma que el tabaco convencional limitando su publicidad y prohibiéndose, entre otras cosas, su uso en establecimientos cerrados y su venta a menores.