Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Participación de Doñana aprueba el Plan de la Corona Forestal, con más de 9.300 hectáreas regables

El Pleno del Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana, presidido por el científico Miguel Delibes y celebrado este viernes en Aznalcázar (Sevilla), ha aprobado el Plan Especial de Ordenación de las Zonas de Regadío ubicadas al Norte de la Corona Forestal, que contempla una superficie de suelos agrícolas regables de 9.338,36 hectáreas, de las que 7.000 se sitúan en la demarcación del Guadalquivir y el resto en la del Tinto-Odiel-Piedras.
Según han informado a Europa Press fuentes del Consejo, la sesión extraordinaria del Pleno ha registrado en este punto el voto en contra de Ecologistas en Acción, WWF y SEO/Birdlife, así como de CCOO. Los colectivos conservacionistas coinciden en reclamar "participación", así como coordinación y una comisión de seguimiento para la evaluación periódica de la actuación.
La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús Serrano, ha indicado que con este plan se pretende promover el desarrollo sostenible de la base productiva agrícola de los municipios de la comarca y el uso racional del agua, tal y como prevé el Plan de Ordenación Territorial del ámbito de Doñana y en cumplimiento de lo estipulado por la directiva marco de Aguas. Para cumplir con este objetivo, se establecen criterios y medidas dirigidas a mejorar la funcionalidad del sistema de regadíos y disminuir los consumos de agua y la presión sobre el acuífero, así como regularizar y consolidar las explotaciones sustentables.
El plan contempla también la adecuación de una serie de corredores ecológicos para preservar los movimientos de la fauna, principalmente del lince ibérico, así como la ordenación de otros aspectos relativos a las comunicaciones, uso recreativo y, en general, para la ordenación del espacio agrícola y forestal.
Asimismo, el documento presentado recoge una serie de correcciones cartográficas respecto al presentado en septiembre de 2013 en las Comisiones de Trabajo de Aguas y Desarrollo Sostenible. Tras proponer sendas comisiones y elevar dicho plan al pleno del Consejo de Participación para su informe, los responsables de la Consejería han mantenido con los ayuntamientos de la comarca reuniones técnicas, en las cuales se detectaron errores en la cartografía del informe inicial que han quedado subsanados.
Durante la información pública de este Plan Especial de Ordenación de las Zonas de Regadío ubicadas al Norte de la Corona Forestal de Doñana y de su estudio de impacto ambiental se han presentado un total de 1.078 escritos que contienen 3.814 alegaciones. De éstas, el 90 por ciento corresponden a asociaciones y particulares y el resto a ayuntamientos (26) y comunidades de regantes (12).
Entre las principales cuestiones planteadas, el 60 por ciento se refieren a los aspectos que el plan regula y que posibilita que determinados suelos desarrollen la actividad agrícola en regadío. Para ello, se solicita un incremento de la dotación de agua para los cultivos intensivos de la zona y el cambio de zonificación de uso forestal a agrícola e integración en suelos regables.