Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consellera catalana de Enseñanza lamenta que el TSJC obligue a directores a "incumplir" la LEC con el 25% en castellano

Avisa de que puede provocar un "choque de trenes" en los centros
La consellera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, ha lamentado este viernes que el auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que fija el 25% del horario lectivo en castellano en cinco escuelas obliga a los directores de los centros afectados a "incumplir" la Ley de Educación de Cataluña (LEC), y el Govern lo recurrirá.
Lo ha dicho en rueda de prensa después de que la Sección Quinta de la sala contencioso-administrativa del TSJC haya emitido varios autos, a fecha de 30 de enero, que fijan que el castellano esté en el 25% del horario lectivo para garantizar su presencia mínima como lengua vehicular en "el colegio, el curso y la clase de referencia" de los alumnos de cinco familias recurrentes.
Es la primera vez que el tribunal fija una cuota mínima de castellano en las aulas, y la sala ha acordado requerir a los directores de las escuelas afectadas que adapten las "disposiciones pedagógicas oportunas" en un mes contando desde la notificación, y dando cuenta al tribunal.
Rigau ha afirmado que la resolución del tribunal le provoca un sentimiento de indignación porque tiene un carácter incomprensible para el sistema, ya que pretende extender a todo el grupo-clase la petición de cinco familias y ocho alumnos sin tener presente al resto, lo que puede provocar un "choque de trenes" que el departamento siempre ha querido evitar.
Se ha puesto en contacto con los centros y los convocará para asumir como propia la demanda del TSJC, aunque presentará un recurso contra los autos y se esperará a obtener respuesta para actuar.
A LOS DIRECTORES
Está sorprendida de que el TSJC se dirija directamente a los directores de centro para que cumplan la resolución, lo que les pone en una "situación particular", puesto que es la Conselleria de Enseñanza --y no las escuelas- quien ejecuta la normativa organizativa del sistema educativo.
"Cuesta mucho de entender que se quiera obligar a los centros y directores a incumplir la LEC cuando su despliegue está vigente", ha criticado Rigau, y ha añadido que el Tribunal Constitucional (TC) aún no ha dictado sentencia sobre la constitucionalidad de la norma catalana.
Por eso, ve "absolutamente sorprendente" que el TSJC haya fijado un porcentaje, porque se debería haber esperado al fallo del TC.
EL MODELO VALENCIANO Y BALEAR
Rigau tiene la sensación de que por vía judicial se pretende imponer en Cataluña el modelo que el PP ha implantado en Baleares y la Comunidad Valenciana: "¿Cuál es la base de un 25%? Los centros nos lo preguntan. ¿El referente balear? ¿El del País Valenciano? ¿Desde cuándo nos dedicamos a trocear la lengua desde los tribunales?".
Desde el punto de vista pedagógico, ha deplorado que el porcentaje altere el proyecto educativo y lingüístico del centro a través de una resolución y a medio curso: "Pedagógicamente nadie puede ver ningún tipo de coherencia".