Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los duques de Cornualles dedican un espectáculo ecuestre a la reina Isabel II por su 90 cumpleaños

El príncipe Carlos y su esposa, Camilla Parker, le regalaron a la reina Isabel II un espectáculo ecuestre por su 90 cumpleaños. Aunque el aniversario se produjo el pasado 21 de abril, no cesan las celebraciones alrededor de la monarca, sobre la que se centró este evento anual en el que participan caballos y jinetes de todo el mundo.
Además de su majestad, disfrutaron del espectáculo en el castillo de Windsor sus nietos, incluidos el príncipe Guillermo y su esposa, la duquesa de Cambridge; el príncipe Harry, las princesas Beatriz y Eugenia y su marido, Felipe de Edimburgo. Asimismo, el príncipe Andrés fue uno de los jinetes que participó en el espectáculo.
El heredero a la corona explicó los motivos de esta celebración en la que se conmemoraba la vida de su madre y su reinado de 64 años, incluyendo momentos claves de la historia como la Segunda Guerra Mundial. "No podría ser más apropiado para este momento que los caballos, de miles de razas y colores, se unieran a 600 marineros, soldados, pilotos y mujeres que componen la celebración de esta noche. A medida que nos maravillamos con la incomparable habilidad del jinete y el caballo por igual sabemos con certeza que nos espera un memorable espectáculo", escribió el duque de Cornualles.
Entre los invitados se encontraban Katherine Jenkins, el cantante James Blunt - que participó también en la ceremonia inaugural de los Juegos Invictus en Orlando -, Helen Mirren y Shirley Bassey. La reina, que optó por un vestido color verde mar con chaqueta a juego de Angela Kelly, llegó al evento junto a su marido en un coche construido en 1830. Sin embargo, fue Kate Middleton quien acaparó toda las miradas con su vestido Dolce y Gabbana y la chaqueta escarlata de la marca española Zara, el mismo color que hacía juego con los cuellos y puños de los uniformes que lucieron su esposo y su cuñado.