Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dado de alta el paciente de Zaragoza tras descartarse definitivamente que sufría el virus

El hombre de 38 años que fue ingresado este viernes en el Hospital Royo Villanova de Zaragoza ante la posibilidad de que padeciera ébola ha sido dado de alta este miércoles, 27 de agosto, sobre las 15.00 horas, según han informado a Europa Press fuentes del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón.
Tras dos análisis, se ha descartado definitivamente que padezca esta enfermedad, aunque sí sufre de malaria, como ya se le diagnosticó el pasado sábado. Ese día, se conoció el resultado del primer análisis que se le efectuó y este martes el del segundo, ambos realizados en el Centro Nacional de Epidemiología de Majadahonda (Madrid), con resultado negativo sobre el ébola.
Este hombre, que ya ha abandonado el hospital, es natural de Guinea Conacry, está casado, tiene cuatro hijos y es residente en Zaragoza, donde tiene trabajo fijo en una empresa de la Comunidad autónoma.
Esta persona llegó el 17 de agosto a España procedente de Guinea Conacry, donde había acudido a pasar las vacaciones, y el día 21, al sentirse enfermo, se acercó al centro de salud Torreramona, donde no se le detectaron síntomas de padecer ébola, al no tener una fiebre que superara los 38,3 grados y se le envío a casa con un tratamiento, dada la pequeña alteración respiratoria que sufría.
Al día siguiente, el viernes pasado, el hombre acudió al servicio de Urgencias del Hospital Miguel Servet, donde se le aisló en una zona al ser un caso susceptible de padecer ébola por la alta fiebre y el dolor de cabeza y garganta que presentaba y se activó el protocolo de prevención por esta patología a las 18.51 horas.
Entre las 21.00 y las 22.00 horas, se le trasladó al Hospital Royo Villanova al ser, junto con el Hospital Infantil, uno de los dos centros sanitarios de referencia en Aragón para este tipo de enfermedades.
ASISTENCIA EN EL ROYO
El hombre estuvo ingresado del viernes al martes en una habitación acotada de la planta cuarta del Hospital Royo Villanova, con presión negativa, inferior al resto del recinto, y que dispone de un sistema de ventilación específico por lo que el aire circula de fuera hacia dentro y además pasa por un filtro especial.
Asimismo, todo el personal sanitario que lo ha atendido ha estado equipado con dispositivos que se recogen en el protocolo como guantes, mascarillas y buzos para garantizar su seguridad y no se ha permitido la entrada a personas no autorizadas. Este martes, tras descartarse definitivamente que sufría ébola, fue ingresado en planta.